El delegado de Políticas Sociales visibiliza la labor de los profesionales que trabajan con menores tutelados por la Junta

Antonio Sutil recuerda que la Consejería ha aumentado el presupuesto dirigido a la atención a la infancia y remarca la apuesta por la gestión eficiente de los centros para evitar situaciones de emergencia

En el marco de las actividades programadas con motivo del Día Internacional de la Infancia, la Delegación Territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Jaén ha querido dar a conocer la labor que se realiza desde las instituciones para amparar y acompañar a los menores que se encuentran desprotegidos y permanecen en centros tutelados por la Junta de Andalucía. En este sentido, el delegado, Antonio Sutil, ha insistido en la necesidad de “visibilizar el esfuerzo que hacen día a día los educadores, el equipo docente y, en general, todos los trabajadores de estas instituciones para ofrecer a los niños y niñas un hogar, una casa en la que se sientan protegidos”. Lo ha hecho en unas jornadas informativas celebradas en el Salón Mudéjar de la capital jiennense, muy próximo al Centro de Protección de Menores “Carmen Michelena” y a las que han asistido, entre otros colectivos, vecinos del casco histórico jiennense, trabajadores de los servicios sociales, tanto municipales como de la Delegación territorial, educadores, estudiantes de Trabajo Social de la Universidad de Jaén y organismos que colaboran en la atención a menores en riesgo de exclusión social.

Sutil ha insistido en la necesidad de continuar con la política de la Consejería de incrementar los recursos para evitar la saturación de los centros y dar respuesta a las demandas de los niños y niñas tutelados por la Junta de Andalucía. “El presupuesto del departamento de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación que más está creciendo porcentualmente es el dirigido a la protección a la infancia”, ha indicado Sutil. Así, esta partida ha contado en 2019 con 193,56 millones de euros, 40 más que en 2018, y se han ampliado en 1.200 las plazas en centros de acogida de Andalucía con el fin de evitar situaciones de emergencia.

Por otra parte, el delegado ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los representantes públicos, recordando que los niños que se encuentran en situación de acogida son “los más débiles” y no deben ser, en ningún caso, víctimas de intereses políticos. “Desde la Junta de Andalucía abogamos por explicar bien en qué consisten los centros de protección y cuál es el trabajo que se realiza en ellos e insistimos en la necesidad de no confundir este recurso con los centros de medidas judiciales”, ha apuntado Sutil. “Son niños y niñas que parten de una situación en la que han sufrido y vivido en circunstancias muy complicadas y, por ello, nuestra obligación es ofrecerles todos los mecanismos para que su vida sea lo más normalizada posible y, en ningún caso, crear alarmas basadas en datos que no están constatados ni argumentados”, ha añadido. En este sentido, recuerda que la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, ya ha avanzado que su departamento va a poner en marcha una campaña de información y sensibilización que “promueva actitudes más favorables, inclusivas y equilibradas hacia los niños y niñas menores no acompañados puesto que desinformación se ataja con información”.

Un centro de oportunidades

Actualmente, el Centro de Protección Carmen Michelena acoge a 26 niños y niñas. A lo largo de este año ha habido 63 entradas de menores, de los cuales 22 han permanecido menos de 10 días y doce no han llegado a los 50. “Cada caso se estudia detalladamente y se deriva al lugar en el que tenga los mejores recursos según sus necesidades”, ha especificado el delegado de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación.

 Como ejemplo de la labor que se realiza en estas instituciones, durante la jornada informativa ha intervenido Aminoum Aboubakar, camerunés que llegó a España hace más un año, cuando aún era menor de edad, y fue acogido en las instalaciones de la capital jiennense. Ahora, Aboubakar cursa un ciclo de FP especializado en soldadura en un instituto jiennense y busca cumplir uno de sus sueños: poder vivir de la pintura. Mientras, continúa formándose en un profesión que le permita independizarse y no requerir los servicios de los organismos públicos. En tan solo año y medio, ha aprendido perfectamente español gracias a la labor de las instituciones sociales y de diferentes asociaciones. “Jaén para mí ha sido un hogar, los vecinos me aprecian y yo estoy muy agradecido al centro Carmen de Michelena porque gracias a ellos he conocido a mucha gente que siempre me ha echado una

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies