La muestra fue inaugurada el día 26  y estará expuesta hasta el próximo 3 de enero.

El patio del Ayuntamiento de Cazorla continúa acogiendo muestras artísticas como la que nos ofrece hasta el próximo 3 de enero, Tomás Ayuso, que presenta a la sociedad cazorleña y comarca sus últimos trabajos artísticos denominados ‘Naturalezas Muertas’.

La totalidad de la obra contemplada en esta serie que el pintor Tomás Ayuso ha titulado con rotundidad, ‘Naturalezas Muertas’, está repleta de animales decapitados, objetos destruidos y restos humanos arrojados a la intemperie del dolor, con todo el esplendor que sugiere la tragedia en materia estética. Su propuesta plástica es esencialmente noble, y esto no se debe a la magnitud del lenguaje utilizado o a la trascendencia de las actitudes, sino que, aparentemente o no, en ella se ha vertido mucha sangre.

El rito de la pintura se ha consumado en un diálogo entre el artista y su obra; su arte no nace directamente del caballete aunque sea este elemento el soporte natural de la obra. El autor trasciende cada una de sus obras, y pierde el miedo a hacer cualquier tipo de cambios, ni siquiera se plantea destruir la imagen, porque sabe que el cuadro posee vida propia, y él se empeña en sacarla fuera. Establece así un estado de pura armonía, de recíproca espontaneidad, en ese caos organizado.

La temática de Ayuso en esta serie que ha preparado, revela una profunda reflexión sobre el ser humano y su afán autodestructivo. Cada ser inanimado representado sobre la superficie del lienzo parece víctima de un proceso de descomposición originado por su desamparo, y una extraña y violenta opresión de fuerzas imprecisas. La metamorfosis execrable de las formas y el aislamiento insuperable del individuo en una perspectiva que habría que rastrear más allá de la modernidad, adquieren aquí un significado ético de acusación, un fascinante revulsivo que golpea con fuerza a quien ose fijar su mirada.

La muestra se puede visitar en horario de 11:00 a 14:00 horas y de 19:00 a 21:00 horas.