El Auditorio de “Las Torres Oscuras” de Torreperogil acogía este fin de semana el Festival “Un Mar de Canciones” con una gran afluencia de público llegado desde dentro y fuera de nuestra provincia. El mensaje de estos aficionados parece augurar una “larga vida a la canción de autor”.

Dos jornadas dedicadas a este estilo musical que servió como homenaje de al poeta Miguel Hernández y a la cantautora Violeta Parra. El viernes estuvo protagonizado por los directos de Road Ramos, Muerdo, Elsa Bhorn y la explosiva actuación de M-Clan, en la que los asistentes corearon sus temas más reconocidos de estos grandes del rock and roll.

Road Ramos presentó su nuevo disco denominado “Que sueñan los perros”, temas de profundo carisma con letras muy personales y acompañado de los sones de su espectacular banda. El homenaje de Miguel Hernández corrió de parte de Pascual Cantero “Muerdo”, y de su banda compuesta por seis músicos que levantaron la ovación del público en varias ocasiones.

“Con MClan llegó el éxtasis, el público se levantó de sus asientos y lograron conectar con un repertorio cargado de hits y donde Delta, su nuevo disco, se presentó en sociedad con dos de sus temas. Los Tarque y Ruipérez siguen siendo dos rockstar que se mezclan literalmente con un público muy entregado que tardará mucho tiempo en olvidar una de las noches más mágicas de la historia de Un Mar de Canciones.

Esta fantástica noche la cerraron los granainos Elsa Bhor con su fusión flamenca y más de dos horas de un directo que puso el broche de oro a esta primera jornada de Un Mar de Canciones” – Comunicado Oficial de la Organización.

La jornada del sábado tuvo, de nuevo, un gran éxito de afluencia de público. Se puedo disfrutar de otro tipo de actividades como cuentacuentos, actividades infantiles, exposiciones y humor de la mano de Raúl Ferve y Miky Dkai, cómicos de Paramount Comedy.

Finalmante, cabe destacar que este festival no sólo cuenta con su vertiente de difusión de la música de autor, sino que también goza de un fuerte carácter solidario. Sus beneficios se destinan a la escuela de música fundada en San Rafael del Norte, Nicaragua, junto a la ONG Quesada Solidaria, un lugar de encuentro, educación y cultura para más de cien los niños y niñas.

¡Larga vida a Un Mar de Canciones!