La chirigota del Pitufo, de Jaén, que cumple cinco años de vida, viajará el próximo día 6 de febrero a la localidad toledana de Los Yébenes invitados por el Ayuntamiento para participar en un encuentro de carnaval, en el que se encontrarán con una comparsa gaditana, entre otras agrupaciones.

Los catorce miembros de esta chirigota jaenera se encuentra muy ilusionados con esta invitación a Los Yébenes, junto a otros grupos participantes en un festival que lleva celebrándose desde hace varios años en la localidad toledana, en la semana anterior a la celebración del carnaval en aquel municipio.

La chirigota del Pitufo este año aparece con el nombre de “Vamos a chatear” y concursarán en Torredonjimeno, Martos, La Carolina y Jaén, además de actuaciones especiales en Fuerte del Rey, Marmolejo y Arjonilla.

Llevan algunos meses ensayando lo que será un repertorio novedoso, atractivo y altamente gracioso, según Ángel Almagro, conocido como el Pitufo y director de la chirigota. Asimismo, aprovecha para invitar a toda la población jiennense a que viva el carnaval en la calle y acuda al concurso que organiza la federación de asociaciones carnavalescas de Jaén, “porque tenemos que conseguir que el carnaval vuelva a su época de mayor esplendor”, indica el Pitufo.

En cuanto al concurso que se celebra en la capital, con un gran esfuerzo, según el propio Ángel Almagro, cada año cuenta con un mayor respaldo en cuando a agrupaciones participantes que en esta edición acoge a diez comparsas y once chirigotas de diversos puntos de la geografía andaluza.

La chirigota del Pitufo aparecieron el pasado año como miembros del jurado en “Aquí mando yo”; en 2013 “Camina o revienta”, vestidos con mantilla y con una puesta de escena que llamó poderosamente la atención. Un año antes “Los primos de Lola Flores”, recorrieron las tablas de algunos teatros provinciales en diversos concursos y el año del estreno, en 2011, surgieron con “Los que llaman más de dos veces”, y desde entonces sus componentes se divierten en sus ensayos y actuaciones, pero también hacen que fluya el cachondeo entre los espectadores.