El próximo lunes, día 12, la Dirección General de Tráfico va a poner en marcha una nueva campaña de vigilancia y control del cinturón de seguridad y sistemas de retención infantil, que se prolongará hasta el domingo, día 18. En la anterior campaña, realizada en septiembre del pasado año, los agentes de la Guardia Civil controlaron en las carreteras de la provincia 4.901 vehículos y formularon 63 denuncias (el 1,29 por ciento) a conductores o viajeros que no llevaban puesto el cinturón.

Durante los siete días que durará la campaña se dispondrá de todos los equipos y personal disponible y habrá un importante incremento de los controles de vehículos por parte de la Guardia Civil de Tráfico. Igualmente desde la Jefatura Provincial de Tráfico se ha pedido la colaboración de los ayuntamientos de la provincia para el control de vehículos en las zonas urbanas de sus respectivos municipios, al ser en las poblaciones donde se detecta un mayor incumplimiento en el uso del cinturón de seguridad.

Con motivo de esta campaña, la DGT recuerda que todos los ocupantes de un vehículo deben ir sujetos con su sistema de retención adecuado, ya que se trata de un elemento básico de la seguridad vial que reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Además, el cinturón protege tanto de salir despedido del habitáculo, como de impactar contra el parabrisas, reduciendo la gravedad de las lesiones, especialmente en los pasajeros.

Otros apuntes que ofrece la Dirección General de Tráfico insisten en advertir de que a 80 kilómetros por hora, un choque frontal sin llevar puesto el cinturón suele llevar fatalmente aparejado resultado de muerte o lesiones graves y es en los vuelcos cuando el cinturón alcanza su máxima efectividad, al reducir un 77% el riesgo de muerte. También avisa del gran riesgo que supone no utilizarlo en los asientos traseros, pues la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos de delante en un impacto frontal puede ser hasta 8 veces mayor.

El uso del cinturón de seguridad y de los SRI resulta útil en cualquier trayecto corto o largo, urbano e interurbano. Todos los ocupantes de un vehículo deben ir sujetos con su sistema de retención adecuado. El recorrido del cinturón de seguridad o del arnés nunca debe ir por encima del cuello. Debe ajustarse lo más bajo posible sobre las caderas y sin holguras.

Por lo que respecta a los sistemas de retención infantil (SRI), la DGT alerta de la necesidad de que los pequeños viajen siempre con estos dispositivos, obligatorios para niños con una altura inferior a 1,35 metros (alrededor de 12 años), y asegura que el uso adecuado de los SRI ayuda a reducir hasta en un 75% las lesiones en caso de accidente. Las estadísticas revelan que nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se habrían evitado si se hubieran utilizado sistemas de retención obligatorios.

Decálogo de razones que justifican el uso del cinturón

– Reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente.

– Protege de salir despedido del habitáculo, así como de impactar contra el parabrisas.

– En casco urbano, la posibilidad de resultar herido grave o muerto es 5 veces menor si se lleva puesto el cinturón.

– En una colisión frontal de un vehículo que circula a 80 km/h si sus pasajeros no llevan el cinturón de seguridad, el resultado suelo ser de muerte o lesiones graves.

– El cinturón alcanza la máxima efectividad en los vuelcos, donde se reduce un 77% el riesgo de muerte.

– Los ocupantes de un vehículo se desplazan a igual velocidad que dicho vehículo y en caso de frenada, el vehículo se detiene, pero los ocupantes se desplazan. Una colisión a 50 km/h equivale a caer de un segundo piso.

– El cinturón de seguridad funciona de forma complementaria con el airbag, ya que este dispositivo por sí solo no es eficaz.

– No utilizar el cinturón en los asientos traseros supone un gran riesgo. En un impacto frontal, la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos de delante puede ser de hasta 8 veces mayor.

– No llevar puesto el cinturón de seguridad es junto con la velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol, uno de los principales factores en la producción de lesiones.

– Llevar el cinturón reduce el riesgo de lesiones tanto del conductor como de los pasajeros.