Los 700 extrabajadores de Santana pertenecientes al colectivo A, que se corresponden con prejubilados, han acordado en asamblea volver a movilizarse para denunciar el retraso que vienen padeciendo en el cobro de las ayudas sociolaborales aprobadas en 2011 y que deberían estar cobrando puntualmente todos los meses a través de pago directo de la Junta de Andalucía.

El responsable de la MCA-UGT en Linares, Juan Mendoza, ha indicado a Europa Press que se va a cursar la solicitud de permiso a la Subdelegación del Gobierno en Jaén para concentrarse a lo largo de este mes ante las puertas de la Delegación Territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo para mostrar su descontento con la Junta de Andalucía.

“Será en el entorno del 20 de mayo, aunque todavía no hemos cerrado la fecha”, ha dicho Mendoza al tiempo que ha indicado que la concentración se llevará a cabo para “trasladar a la opinión pública la falta de respeto de la Junta de Andalucía hacia los trabajadores de Santana”.

Ha añadido que aunque el compromiso era el de pagar a final de mes, los extrabajadores están la espera de que la Junta haga efectivo el pago del mes de abril para así poder cobrar, una situación que se viene padeciendo desde principios de 2015 y en la que no ven que “tenga visos de solución debido a la falta de interés de la Junta de Andalucía”.

Mendoza ha trasladado este desinterés al hecho de que desde septiembre de 2013 no se hayan celebrado reuniones de la Comisión de Seguimiento de los acuerdos de Linares Futuro cuando “se debería estar reuniendo periódicamente para solucionar todos estos temas”. Desde el sindicado se apunta a que la “la falta de sensibilidad” que está mostrando la Junta de Andalucía es extensible al conjunto de colectivos que conformaron la extinta Santana, empresa que recuerda UGT que fue propiedad de la Junta y que “tan mal gestionó”. Para el sindicato, no es de recibo que en el año 2016, “nos quieran justificar su incompetencia, con los recurrentes problemas informáticos” y no tengan en cuenta que estos extrabajadores “tienen unos compromisos, igual que todos los ciudadanos, a primero de mes y que les están causando verdaderos problemas económicos”.

Asimismo, los extrabajadores afiliados a UGT han acordado pedir al pleno del Ayuntamiento de Linares la aprobación de una moción de apoyo a sus reivindicaciones, al tiempo que exigen la convocatoria de la Comisión de Seguimiento de los acuerdos de Linares Futuro para así poder tratar “tantos temas y problemas como están surgiendo en este colectivo, que además del retraso en los cobros de las ayudas del grupo A, se añaden los ya sabidos en los colectivos B y C”.

En este sentido, UGT recuerda que en el colectivo B faltan por recolocar 46 de los 80 trabajadores, y que en el grupo C, integrado por unas 200 personas, “no hay ningún tipo de información” ya que la última acción formativa que se llevó con ellos se remonta a finales de 2012.