Se ha iniciado una campaña de recogida de firmas para que la encina milenaria de Cabra del Santo Cristo sea declarada monumento natural. Dicha petición se enviará a la consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. El Ayuntamiento de Cabra del Santo Cristo lleva más de diez años trabajando para esa misma declaración.

Esa encina forma parte de árboles singulares de España y está declarada como bien de interés natural. Su copa tiene 30 metros de diámetro y 300 de perímetro.

Se encuentra muy cerca de la estación de ferrocarril de Cabra del Santo Cristo, junto al cortijo de “La Viña”. Puede llegarse hasta ella a través de un camino asfaltado que está señalizado en la propia estación ferroviaria. A unos dos kilómetros de este lugar podrá encontrarse, junto a la carretera.

La encina de Cabra del Santo Cristo, es el testimonio de vegetación relicta, su tronco tiene un porte considerable para tratarse de una encina y su copa es la más ancha de toda la provincia. Hasta tal punto se identifica la población con este árbol que hace décadas que se considera un símbolo del municipio, de ahí que ya cuente con valor “patrimonial”.

El árbol de la familia de las fagáceas se ha mantenido como mito viviente y testigo mudo desde que se repoblara la villa de Cabrilla, allá por 1.545.

La zona donde se ubica, conocida como los Llanos de la Estación, o de Hidalgo, es hoy un paisaje muy antropizado donde predominan los cultivos alternos de olivar y cereal, aunque es fácil advertir considerables ejemplares de encina, así como numerosas chaparras en las lindes que demarcan las fincas agrícolas.