Numerosos feligreses de la Parroquia de San Pedro Apóstol se congregan en torno al Santisimo Sacramento tras los oficios del Jueves Santo. El Monumento podrá visitarse a lo largo de toda la noche del Jueves al Viernes Santo.

El Jueves Santo está cargado de tradiciones para los sabioteños. Es la jornada previa al gran día de la Semana Santa sabioteña y es costumbre visitar los tronos ya engalanados a lo largo del día, que se encuentran en exposición. Otra de las costumbres que los sabioteños tienen es la de visitar al Santisimo Sacramento, reservado en el Monumento Eucarístico, la noche y madrugada del Jueves y Viernes Santo.

Eran pasadas las 8 de la noche cuando, una vez finalizados los Oficios del Jueves Santo, Jesús Sacramentado era trasladado bajo palio desde la Iglesia de San Pedro Apóstol hasta la Iglesia de Santa María donde estaba instalado el Monumento Eucarístico.

Este año ha sido diseñado por un grupo de jóvenes que durante tres días se han dedicado a poner todo lo mejor de si para que todo luzca esta noche. Las cofradías y grupos parroquiales de Sabiote han cedido sus enseres para poder realizar esta obra que se puede visitar a lo largo de toda esta noche.

La costumbre de visitar el Sagrario en la tarde noche del  Jueves Santo es una manera de acompañar a Jesús en la noche en la que fue prendido según los Evangelios. Además, el acto, tiene como objetivo dar gracias a Jesús por la institución de la Eucaristia. Una tradición que cada año va a más en la Villa y que engrandece las celebraciones de la Semana Santa.