En la tarde del miércoles 30 de septiembre, ha tenido lugar como viene siendo tradición desde hace tres años, el III Encierro Infantil en honor del patrón de la ciudad San Miguel Arcángel.

Desde las seis de la tarde un numeroso grupo de corredores congregado en la calle Obispo Cobos esperaba impaciente la suelta de los “astados” de la Compañía Carromato. Cientos de niños y niñas ataviados con el pantalón y camiseta blancos y sus pañuelos rojos al cuello esperaban para correr en el encierro de San Miguel.

El encierro se desarrolló por las calles del centro de la ciudad, empezando en la comercial Obispo Cobos hasta llegar la monumental Plaza Vázquez de Molina, donde estaba una “plaza de toros portátil” hinchada para la ocasión. Del encierro cabe destacar que se desarrolló sin incidencias destacables a excepción de algún que otro revolcón y pisotón de los astados.

Tanto pequeños como grandes se lo pasaron en grande corriendo este peculiar encierro, que traía de cabeza a algunos padres y madres en busca de sus vástagos. Con el ya tradicional pobre de mí se despidieron los componentes de la compañía “El Carromato” y la Compañía de Pepe Ferrer, emplazando a todo el público asistente para la próxima edición de los encierros de San Miguel 2016.