La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, ha comparecido ante los medios de comunicación para comunicar la resolución judicial referente a los trabajadores de Emdesau.  Un problema que se ha prolongado demasiado en el tiempo, concretamente más de dos años.

Como ha indicado la alcaldesa, paralelamente a la rueda de presa, el resto de grupos políticos municipales estaban siendo informados de dicha resolución en una comisión específica, porque “aunque no había obligación de informar, entendemos que el resto de partidos que forman la corporación municipal tenían derecho a conocer de primera mano los detalles y los términos del cumplimiento de la sentencia, con respecto a estos trabajadores”, ha comentado.

Antes de comenzar a profundizar, Olivares ha querido dejar claro que el equipo de gobierno cumple lo que promete a la ciudadanía, pero que lo hace con responsabilidad, mirando el bien de la ciudad y de una manera legal.

Determinación judicial

La alcaldesa de Úbeda ha insistido en que se trata de cumplir una sentencia, aunque la decisión se ha basado en una “determinación política”, para resolver una “injusticia provocada y mantenida en el tiempo por el Partido Popular”.

En mayo de 2015, en la sentencia del TSJ con sede en Granada, se condena al Ayuntamiento de Úbeda por el despido o más bien  por el  “limbo” en el que se dejó a 31 trabajadores, con sus respectivas familias. Así pues, para cumplir la sentencia había sólo dos caminos: indemnizar a los trabajadores o readmitirlos.

La primera opción, la indemnización, suponía una inversión de más de 1.500.000 euros por parte del Ayuntamiento y financiada “a pulmón” por todos los ubetenses. “Este camino fue el que tomó el PP, cuando el señor Robles estaba como alcalde en funciones, sin tener en cuenta la opinión del resto de grupos y, sobre todo, del PSOE que era el que entraba a gobernar 6 días más tarde. Una opción que suponía tirar el dinero”, ha manifestado la alcaldesa.

La segunda opción, la readmisión, suponía devolver el puesto de trabajo a “quien ya lo tenía y por capricho del PP lo perdió”, ha indicado Olivares. Así mismo, esta vía, por la que finalmente ha optado equipo de gobierno, ahorrará a la ciudadanía más 1.500.000 euros.

En cuanto a la incorporación, se realizará en los términos “legalmente establecidos por la Administración” y avalados por informes técnicos, que indican cómo y de qué manera tiene que producirse la reincorporación. “Finalmente entrarán como personal laboral indefinido”, ha comentado.

Planificación

En otro orden de cosas, destacar que esta incorporación cuenta con una consignación presupuestaria, algo que demuestra que el equipo de gobierno ha llevado el proceso con responsabilidad y con planificación de futuro.

Con esta medida, se conseguirá mejorar el servicio de limpieza, recogida de residuos, así como tratamiento de parques y jardines. Actualmente, el servicio cuenta con 42 trabajadores del Ayuntamiento, a los que se sumarían estos 31 empleados, lo que haría un total de 73 trabajadores en plantilla. “Se trata de una plantilla adecuada, pero insuficiente para cubrir las necesidades de Úbeda y sus pedanías. Para que el servicio se preste adecuadamente se necesitaría una plantilla de entre 100 y 110 personas, por lo que se  completará con personal que saldrá de la bolsa general del Ayuntamiento”, ha aclarado Olivares.

 Cumplir compromisos

La alcaldesa ha concluido su intervención diciendo que se han cumplido unos compromisos adquiridos con la ciudadanía. Primero, resolver una injusticia generada por el PP y que afectó a 31 familias. Segundo, poner en marcha unas bolsas de empleo para ayudar a los parados de nuestra ciudad.

Desde el equipo de gobierno mantienen una máxima: “No se puede generar empleo destruyendo otro”. Como ha sentenciado Olivares: “No se puede dar empleo a costa de despedir al que ya lo tiene, tenemos que intentar mantener el empleo que hay y ser capaces de generar nuevos puestos de trabajo”.