La Consejería de Fomento y Vivienda ha puesto en servicio 13,5 nuevos kilómetros en la Autovía del Olivar en la provincia de Jaén, concretamente en el trayecto entre Úbeda y Mancha Real. Se trata de dos de los cincos tramos reactivados tras la Declaración de Gran Proyecto otorgada por la Unión Europea a esta infraestructura, lo que ha permitido dotarla de cofinanciación para finalizar las obras. Los tramos que se abren hoy, que han supuesto una inversión de 50,3 millones de euros, son la variante de Baeza, de 6,8 kilómetros, y el tramo comprendido entre el enlace sur de Puente del Obispo y la intersección con la carretera A-6000 a Torrequebradilla, de 6,7 kilómetros.

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha asistido a la puesta en servicio de estos dos tramos y ha garantizado que antes de que finalice el año el Gobierno andaluz concluirá los otros tres, lo que supondrá 34 nuevos kilómetros de autovía.

En la variante de Baeza y dada la dificultades geotécnicas que presentaba el terreno, se ha respetado al máximo el trazado de la carretera A-316, aunque se han corregir varios cambios de rasante. Como nudos de conexión, se ha construido el enlace oeste de Baeza que da acceso a la localidad y es punto de continuación de la autovía hacia Puente del Obispo; y una gran glorieta de encuentro con el tramo anterior que viene de Úbeda y que da acceso este al núcleo urbano de Baeza.

En este tramo se han construido un total de cuatro estructuras: Un paso superior y tres pasos inferiores de caminos y vías pecuarias. Para facilitar la comunicación con las fincas situadas alrededor de la autovía, se han ejecutado un total de 7.120 metros de caminos rurales.

Las obras de la Autovía del Olivar se están llevando a cabo con parámetros de calidad mediante la aplicación de técnicas de construcción sostenible y criterios de respeto al entorno, como las utilizadas en el tramo de la variante de Baeza, donde se ha empleado polvo de caucho de neumáticos como compuesto en la capa de rodadura. Del punto de vista medioambiental, el empleo de polvo de caucho procedente de neumáticos fuera de uso consigue reutilizar y reciclar un material residual, reduciendo los neumáticos en vertederos y ahorrando en recursos naturales. Esta práctica se aplica en un total de 17 kilómetros de la autovía, lo que supone un aprovechamiento de unas 180 toneladas de polvo de caucho, es decir, del orden de 36.600 neumáticos fuera de uso.

La Junta de Andalucía diseñó la Autovía del Olivar como una infraestructura estructurante del territorio y potenciadora de las comunicaciones entre tres núcleos con una posición singular: Jaén, Córdoba y Sevilla. A lo largo de sus 170 kilómetros desde Úbeda a Estepa está diseñado para contribuir al desarrollo social, económico y turístico de las ciudades del interior de Andalucía, facilitar la movilidad y posibilitar a los ciudadanos acceder más cómodamente y con rapidez a los servicios sociales, educativos y sanitarios situados en las capitales y en los principales municipios del entorno.
Con una inversión global prevista de 964 millones de euros, su trazado total favorecerá el desarrollo socioeconómico de los más de 90 municipios situados en el ámbito de este corredor viario, ya que las estimaciones apuntan a que más de 800.000 personas podrán acceder a esta autovía en un tiempo inferior a los 25 minutos.