Un buen maestro es como un buen padre, dice David Padilla recordando a don Ramón, que fue profesor de francés y director del Instituto de Educación Secundaria Virgen del Carmen de Jaén. Allí le dio clases al artista jiennense, quien años después lo tendría como modelo para el retrato que hoy ilustra estas líneas. “Era un hombre firme e íntegro que supo enseñar no sólo su asignatura, sino que nos abrió los ojos a otras culturas, a otras maneras de superar provincianismos”, cuenta emocionado el pintor después de haber perdido a su maestro.

Ramón Carrasco Feo, don Ramón, falleció este jueves a los 89 años de edad. Natural de Orcera, estudió Magisterio en Granada y después se licenció en Filosofía y Letras en Madrid. Más tarde marchó a la Universidad Clermont-Ferrand del país galo, donde se diplomó en Estudios Universitarios Franceses y dio clases de español durante trece años. Ya en Jaén, ejerció como catedrático de francés en el IES Virgen del Carmen, del que también fue director.

“Nos ha dejado un hombre ilustrado, enamorado de la cultura”, afirma Padilla, orgulloso de haber tenido en su caballete a un “profesor cabal”, un “formador con mayúsculas” que dejó recuerdos de juventud impregnados en su memoria y su cuadro, retrato cariñoso de uno de los muchos alumnos que pasaron por las manos de don Ramón.

Retrato de don Ramón realizado por David Padilla.

Retrato de don Ramón realizado por David Padilla.