La Policía Nacional de Jaén ha desmantelado una tienda de golosinas de la capital jiennense donde, además de chucherías, se vendía droga. Todo ocurrió el miércoles por la mañana, cuando una patrulla de Seguridad Ciudadana estaba llevando a cabo un dispositivo de prevención. Al pasar por el establecimiento, los agentes percibieron un fuerte olor a hachís que les llamó la atención.

Dentro, además, vieron a un joven en actitud sospechosa que, al notar la presencia policial, se dio a la fuga. En su huida, dejó sobre el mostrador de la tienda dos envoltorios de papel de aluminio y 20 euros. Dentro de las papelinas había hachís, lo cual hizo sospechar a la Policía que en aquella tienda no solo se dispensaban gominolas.

Registraron entonces el local y encontraron casi 200 gramos de hachís, una balanza de precisión digital destinada a la venta y distribución de la sustancia estupefaciente, dos cuchillos, un rollo de papel de aluminio, una caja de cartón conteniendo ocho móviles y un reloj de señora, un equipo de sonido y 1.000 euros en efectivo. El material fue intervenido y el propietario de la tienda detenido.