En la actualidad se están catalogando las cerca de 600 piezas halladas a través de la excavaciones realizadas en este lugar gracias a la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana, el Ayuntamiento de Bedmar y la Caja Rural de Jaén

La Diputación ha acogido hoy la presentación de los trabajos arqueológicos desarrollados durante el pasado verano en el yacimiento de la “Cueva de Bedmar”, en el Parque Natural de Sierra Mágina. El presidente de la Administración provincial, Francisco Reyes, ha intervenido junto al alcalde de Bedmar y Garcíez, Juan Francisco Serrano, el gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García-Lomas, y el presidente de la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana (FIPEH), Cecilio Barroso, en este acto en el que se ha puesto de manifiesto la importancia de este yacimiento, “ya que es la primera vez que se descubre un conjunto dedicado única y exclusivamente a la actividad de la talla por parte de los neandertales”, tal y como ha señalado Barroso.

En este sentido, el presidente de la Administración provincial ha resaltado que las excavaciones –que se han llevado a cabo a través de un convenio de financiación suscrito el consistorio bedmareño, la Fundación Caja Rural de Jaén y el FIPEH– certifican que “estamos hablando de un yacimiento único en Andalucía y probablemente en España, ya que son muy pocos los restos que existen del Paleolítico Medio, además de que es el primer yacimiento de la provincia jiennense de esta época y puede ser una fuente muy importante para profundizar en el conocimiento de la Prehistoria de la provincia de Jaén”.

Han sido cerca de 600 las piezas del Paleolítico Medio encontradas en esta cueva gracias a los trabajos desarrollados por treinta jóvenes, así como técnicos del FIPEH. En la actualidad, se está llevando a cabo la catalogación de las mismas, tras la que se emitirá un informe que se remitirá a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía con el objetivo de dar continuidad a los trabajos de excavación, con los que se pretende fundamentalmente localizar dónde se ubicaba el hábitat principal de los neandertales en esta zona y conocer así cómo vivían.

“Es un yacimiento con un potencial extraordinario para la investigación Prehistórica en el futuro”, ha remarcado Barroso, ya que este proyecto, en el que están implicados expertos de distintas universidades y entidades de ciudades como Madrid, París, Oxford o Londres y que se puso en marcha a través de los trabajos previos de un técnico del FIPEH natural de Jódar, “nos puede ayudar a saber cómo los neandertales desarrollaban la tecnología para la talla de útiles”. En concreto, en la “Cueva de Bedmar” estos homínidos realizaban trabajos para la talla de piedra silex, de la que obtenían lascas que luego servían como cuchillos y puntas, entre otros útiles. El estudio de los neandertales es fundamental para conocer el desarrollo humano, ya que “son la estrella de la Prehistoria mundial, porque son una especie humana que se desarrolla en Europa y probablemente a su ADN le debamos que seamos hoy como somos, que seamos blancos y haya gente rubia y pelirroja y con los ojos claros”, ha remarcado Cecilio Barroso.

Por su parte, el alcalde de Bedmar y Garcíez ha subrayado que estos hallazgos arqueológicos “suponen una dosis de ilusión y de riqueza de nuestro pueblo y nos motiva a seguir trabajando para que este proyecto no quede huérfano de apoyo y contribuir así a enriquecer culturalmente nuestro municipio, además de que supone una oportunidad de futuro, como nuevo atractivo turístico y, por tanto, como fuente de riqueza y de generación de empleo para esta localidad”. Por su parte, el gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén ha señalado que el apoyo de esta entidad a este proyecto responde a que “es un yacimiento referencia en nuestra provincia y en Andalucía y va a ayudar a desarrollar a nivel turístico y económico el municipio de Bedmar y de su entorno”.