Ante el incremento de agresiones a profesionales sanitarios, la última de ellas a un enfermero en el Hospital de San Agustín de Linares (Jaén), el Colegio de Enfermería de Jaén ha reclamado la implantación “de manera urgente y efectiva medidas contundentes contra las agresiones que sufren los profesionales sanitarios”.

Para el presidente del colectivo, José Francisco Lendínez, “el caso más reciente, el del enfermero agredido en las Urgencias del Hospital de San Agustín de Linares pone de manifiesto, una vez más, la desprotección que sufrimos los sanitarios”. El presidente recuerda en un comunicado el elevado número de agresiones registradas a profesionales en los hospitales y centros de salud de la provincia en la primera mitad de 2018. Hasta la fecha, se han producido más de una veintena de denuncias por situaciones de insultos, amenazas y agresiones físicas, siendo esta última una de las situaciones más recurrentes con cuatro casos denunciados.

Estas cifran suponen un notable incremento respecto a las estadísticas de años anteriores, lo que agrava aún más este problema que afecta a enfermeros y enfermeras en sus puestos de trabajo, principalmente en el área de Urgencias. En todo el año 2017, se registraron un total de 28 casos de este tipo, siendo 15 de ellos juzgados. Esos números forman parte de la radiografía a nivel nacional realizada por el Observatorio Nacional, que resalta que del número global de 1.593 casos denunciados en España en 2017, un 35 por ciento (557) se produjeron en Andalucía. Lendínez añade que los enfermeros son considerados autoridad en el ejercicio de sus funciones, tal y como establece el artículo 550 del Código Penal. “Se considera atentado contra la autoridad los casos de intimidación grave, agresión, violencia o acometimiento”, apunta.

Desde el Colegio de Enfermería se pide a los colegiados que no silencien los episodios de agresiones que sufren, ya sean físicas o verbales. Además, se apunta a la falta de recursos humanos como uno de los aspectos que ocasiona ambientes tensos en los centros sanitarios. También recuerda que los profesionales cuentan con servicios jurídicos a su servicio las 24 horas del día, los 365 días del año. “Debemos denunciar y hacer visibles las situaciones de riesgo que se viven y se sufren en nuestros puestos de trabajo y acudir a la Justicia para que se tomen las medidas pertinentes”, afirma Lendínez.

Ante esa compleja situación, se están tomando medidas para tratar de proteger la integridad de los profesionales de la enfermería, “pero no son suficientes”, recalca. Entre esas medidas, la creación del interlocutor válido, una figura instaurada a escala nacional, provincial y local que se encarga del seguimiento de los agresores y de los afectados, y que complementa la implantación del botón del pánico, una herramienta de alarma que pueden utilizar los enfermeros y enfermeras para avisar al personal de seguridad en cualquier momento en que se sientan en peligro.

Desde el Colegio de Enfermería de Jaén se reclama la necesidad de potenciar los sistemas de seguridad en los centros sanitarias, así como una mayor iniciativa por parte de los profesionales afectados para denunciar lo ocurrido, ya que en ocasiones el miedo les lleva a no comunicar las agresiones verbales o físicas sufridas, con lo que “es más difícil cuantificar y combatir esos agravios”.