La Diputación Provincial de Jaén ha puesto en marcha una línea de subvenciones, dotada con cerca de 100.000 euros, para la realización de actuaciones por parte de los ayuntamientos que permitan la restauración ambiental de espacios degradados en sus respectivas localidades debido al vertido incontrolado de residuos procedentes de la construcción y de la demolición. Todos los consistorios jiennenses podrán beneficiarse de esta convocatoria, que estará abierta hasta el próximo el 5 de agosto.

El objetivo de esta nueva línea de financiación, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia del pasado lunes, 13 de julio, “es posibilitar a los ayuntamientos el que puedan dar respuesta al vertido incontrolado de residuos de obras en caminos u otros espacios de las localidades”, ha señalado el diputado de Servicios Municipales, Bartolomé Cruz, que ha informado hoy sobre esta convocatoria. Así, a través de estas subvenciones, se podrán financiar actuaciones por parte de los consistorios dirigidas a la limpieza, el reciclado y eliminación residuos en espacios degradados por el vertido de escombros, así como campañas dirigidas al establecimiento de un correcto sistema de gestión municipal de estos residuos, tal y como ha explicado Cruz.

Cada ayuntamiento podrá recibir hasta un máximo de 6.000 euros para la financiación de este tipo de actuaciones, para cuya ejecución tendrá de plazo hasta el 31 de marzo de 2016. Asimismo, también a través de esta convocatoria se podrán sufragar actuaciones que ya hayan sido realizadas a partir de enero de este año por parte de los consistorios.

La puesta en marcha de estas subvenciones por parte de la Administración provincial se enmarca en el Plan Director de Residuos Inertes de la provincia de Jaén que incluye la creación de instalaciones en la provincia para el tratamiento y la eliminación de estos residuos, la puesta en marcha de un modelo de gestión de los mismos, la aprobación de ordenanzas municipales en esta materia y la recuperación de espacios degradados, entre otras líneas de actuación. “El objetivo de este plan es evitar y detener la proliferación de vertidos incontrolados específicos que no tenían una reglamentación concreta y generaban un problema a todos los ayuntamientos”, ha recordado Bartolomé Cruz.

En concreto, este plan alcanza una inversión de más de de 8,4 millones de euros –de ellos más de 6,5 millones se han ejecutado ya– para la construcción de nueve plantas de tratamiento y veintiún puntos de acopio de escombros procedentes de obras en la provincia, así como para la adquisición de 172 contenedores con una capacidad de 18 metros cúbicos para el depósito de los mismos y de un equipo de maquinaria móvil para el reciclaje.