Una vez más, la peña flamenca “El olivo del cante”, de Villanueva de la Reina, consiguió atraer a los aficionados locales con una excelente actuación de la malacitana Virginia Gámez, acompañada a la guitarra por Andrés Cansino.

La joven cantaora comenzó su actuación con malagueñas, siguiendo con un cante casi en desuso, la mariana, y continuó con una guajira y soleá de Triana, en un homenaje hacia su maestro Naranjito.

La velada mantuvo el interés del público gracias, también, a los tientos y tangos, así como la granaina y las cantiñas que ofreció Virginia Gámez, que decidió acabar con su actuación con una larga tanda de fandangos, finalizados a pie y a capela.

Virginia Gámez empezó a cantar con tan solo 9 años en los tablaos de su tía Pepi Gil y su padre Pepe Gámez, allá en su ciudad natal de Málaga. A los 12 años debutó en la plaza de toros de Benalmádena con El Turronero, Juan la del Revuelo y Chano Lobato.

Desde entonces ha ido cosechando éxitos y premios por una trayectoria que ha evolucionado de forma exponencial hasta nuestros días, que además de subirse a los escenarios para ofrecer su arte a los aficionados al flamenco, también es directora del taller de cante en la Federación provincial de Peñas Flamencas de Málaga y profesora de cante en la escuela del bailaor Juan Antonio Pérez.

La directiva de la peña flamenca “El olivo del cante”, se muestra muy satisfecha por la actuaciones de esta artista y por los villanoveros que acudieron al evento flamenco.