La Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (Anpba) va a interponer denuncia administrativa ante la Junta de Andalucía en Jaén por el lanzamiento de la pava desde el campanario de la parroquia de Santa María Magdalena de Cazalilla, que volvió a repetirse este martes, de modo que entiende que “sólo hay una manera de acabar” con él y es que el Gobierno autonómico “deje de imponer sanciones tan exiguas e insuficientes”.

Así lo ha indicado este miércoles en una nota, en la que el colectivo ha recordado que ya en 2004 interpuso la primera denuncia contra esta costumbre en la que es “su única línea de actuación, así como, si fuese necesario, llevar el caso ante los juzgados de lo contencioso-administrativo”.

“Sólo hay una manera de acabar con el lanzamiento de la pava desde el campanario: que la Junta de Andalucía deje de imponer sanciones tan exiguas e insuficientes contra los presuntos infractores, ya que la multa de 2.001 euros que viene imponiendo anualmente, la mínima posible para las infracciones muy graves, no logra imponer el carácter disuasorio que debería ser inherente a toda sanción”, ha recalcado.

En este sentido, se ha referido al principio de proporcionalidad de la Ley 30/92 de Procedimiento Administrativo, por el que al establecer las cuantías de las sanciones, la Administración debería prever que no resulte más beneficioso a los infractores cometer la infracción, y luego pagar la multa, que el cumplir con la legalidad.

Para la asociación, es “evidente que ese carácter disuasorio, inherente a toda cuantía sancionatoria no se está logrando pues son ya 14 los años que llevan lanzando a la pava desde el campanario ilegalmente”. Por ello, ha considerado que “sólo una sanción de mayor cuantía, que incluso podría alcanzar los 30.000 euros al tratarse de una infracción muy grave de la Ley, acabaría erradicando rápidamente este espectáculo ilegal”.

Junto a ello, ha apuntado que “existen agravantes legales que elevarían necesariamente” la cuantía de la multa. De hecho, Anpba ha interpuesto un recurso de alzada ante la Consejería de Agricultura en Sevilla por el anterior lanzamiento, ocurrido en 2014, pendiente aún de resolución, en el que ha solicitado que sean tenidas en cuenta esas agravantes, sin descartar si fuese necesario llevar el caso ante los Juzgados de lo contencioso administrativo.