El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha convocado para el 19 de marzo una manifestación en Jaén capital en apoyo a Andrés Bódalo condenado por la Audiencia de Jaén a tres años y medio de prisión por agredir al teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jódar (Jaén) en 2012 durante una protesta en la que se reivindicaba más trabajo para los jornaleros.
El SAT convoca una manifestación en apoyo a Andrés Bódalo Ampliar foto En un comunicado, el SAT indica que el objetivo de la manifestación es “combatir todas las irregularidades del proceso y la campaña de intoxicación y criminalización mediática que han acompañado a este caso”. El SAT aporta también el atestado de la Guardia Civil sobre lo ocurrido en 2012 en el marco de las protestas que el sindicato llevó a cabo para reclamar trabajo en el municipio. En dicho atestado, dice el SAT, “en ningún momento se menciona el nombre de Andrés Bódalo”. Para el SAT, la condena de Andrés Bódalo “se basa solamente en las declaraciones de la Policía Local de Jódar, a sueldo del Ayuntamiento, que es la acusación particular en todo este asunto”.
Añade que el alcalde de Jódar, José Luis Hidalgo, y su equipo de gobierno (PSOE), “están condenados con sentencia firme por vulneración de los derechos fundamentales, por una ordenanza municipal más propia del régimen franquista que de quien se hace llamar socialista”. Para el SAT, la condena a Bódalo “no es más que la criminalización de toda la protesta social ante la imposición de las políticas que están cargando sobre las espaldas de quien menos tienen las consecuencias de esta crisis”.
Añade que en el proceso judicial en el que se ha visto inmerso Andrés Bódalo, actualmente concejal de Jaén en Común en el Ayuntamiento de Jaén, “se han vulnerado la presunción de inocencia y la tutela judicial efectiva”. La sentencia de la Audiencia de Jaén es firme en tanto en cuanto el SAT no interpuso en tiempo y forma el recurso de casación ante el Supremo por un error de la procuradora. La defensa de Bódalo ha anunciado que recurrirá al Tribunal Constitucional para intentar paralizar la ejecución de una sentencia que puede llevar a Bódalo a ingresar en prisión en breves fechas.