El primer curso de la EMDMV  de Torreperogil termina con una amplia participación y la culminación de todo un año lectivo en cuatro espectáculos de danza y música únicos.

 La Escuela de Música y Danza Marcos Villar cierre el curso 2014-2015 con cuatro mimados espectáculos que se han desarrollado en el Auditorio Torres Oscuras de la localidad peroxileña y en el Centro Cultural Alfonso Fernández agotando las entradas los cuatro días.

Los actos comenzaron el pasado sábado con un show de baile, coreografías y dedicación a cargo de la Escuela de Danza transportando a los mil espectadores que acoge el magnífico espacio escénico torreño a los años 60 con el rugido de una Harley y la actuación de los alumnos y alumnas al ritmo del rock & roll. Además ritmos latinos, coreografías contemporáneas y mucho talento alrededor de un espectáculo que sorprendió y mucho. Así también la danza fue protagonista  en la tercera jornada lúdica con los más pequeños y con la aparición del folclore a cargo de Lola Quesada que acompañada de Magdalena Herrera han convertido la danza en este curso en un elemento básico del éxito de esta escuela.

La música, con la dirección del gran guitarrista jiennense Enrique Muñoz desplegaba su trabajo en una primera cita en el Centro Cultural con un repertorio basado en la evolución musical de cada uno de los alumnos y alumnas desde edades muy tempranas. También se realizó un espectáculo titulado “Los chicos del coro” donde este guiño a la música coral infantil impresionó en su puesta de largo. La música con el espectáculo de copla de anoche  ponía un broche muy andaluz a este primer curso de una escuela de música que cumple un año y que ha contado con decenas de alumnos y alumnas en las distintas modalidades musicales como de expresión corporal y danza.

Han sido más de 500 alumnos y alumnas  los que han disfrutado de una magnífica formación en danza y música durante este curso.