Reconozco que no es un título original. Es más bien un enunciado manido y mil veces voceado en canciones, libros o películas. Tan ajado como la idea rocosa, y ya desfasada, de que Jaén es tierra de aceite y olivar. Jaén y su eterno mar de olivos, el manto verde de oro líquido. Fuera etiquetas. Vamos a quitarnos este absurdo complejo monotemático y paralítico. Hay vida después de nuestra “supuesta” y “única” seña de identidad. Este cielo y ese infierno, a los que  hacemos hoy referencia, nos llevan a profundizar en la publicación de dos trabajos discográficos para un par de referentes musicales de nuestra provincia con una contrastada trayectoria nacional.

“El Infierno y otros Miedos” es el nuevo disco de los baezanos Autómatas. “Santa” es la nueva propuesta para la ubetense Zahara. Ambos discos se ponen de largo estos días; Autómatas lanzando, directamente al pecho, el primero de una trilogía de álbumes con  los que pretenden dar salida a medio centenar de canciones que iremos conociendo en los próximos meses. De momento tenemos en la mano “Introducción” al que seguirán “Nudo” y “Desenlace”. El  primer videosingle lleva por título “Haz del fuego mi piel”. Un melancólico trallazo de rabia y pasional tristeza. El tema contiene uno de los estribillos más reconocibles y certeros de su carrera y si este país no estuviera sordo debería ser coreado por la masa festivalera. Hay que recordar que ellos fueron de los primeros en abanderar esta nueva ola jiennense de pop-rock independiente. En otras bandas reconocemos estos giros en la voz y estas guitarras desangradas.

De un cielo dulce y delicado de pop intimista y palabras que son flecha nos llega “Santa”, el inminente nuevo disco de Zahara. Recuerdo haber escuchado su primer trabajo autoeditado, Día 913, hace años cuando alguien lo trajo a Radio Úbeda, la empresa en la que trabajaba por aquel entonces. Me fascinaron sus letras. Su manera de contar y cantar las cosas no podía pasar desapercibida y ya conocemos la trayectoria de esta polifacética artista. Puede adornar con mayor o menor acierto sus canciones  pero todo lo que hace tiene un poso de una exquisitez casi insultante para sus contemporáneas compañeras de micro y guitarra. “Oh! Salvaje” es el single de este nuevo trabajo y “nos invade los huecos internos de nuestros sentidos” con unas guitarras que nos retrotraen a los coloristas años 80. Pero siguen siendo esos textos, “matutinos de tristeza”, los que consiguen que la canción suene en bucle en mi cabeza. Son el arma de destrucción masiva definitiva. Una gran contadora de historias; de trenes, mares, gatos,  chimeneas, fuegos, amor, desamor, tristes o alegres despertares… De momento solo he podido disfrutar de este adelanto y estoy deseando conocer la historia de esta Santa ubetense.

Y están triunfando otros muchos; los ya enormes Supersubmarina, Alis o Guadalupe Plata,  los emergentes Lukas Layton o Caballito de mar man y un largo etc. Exportamos música de calidad, estamos también en el punto de mira de la música independiente. Vamos a creer que hay vida después del olivar y que podemos ser conocidos por algo más que eso o que las turísticas Úbeda, Baeza y la Sierra de Cazorla. También somos marca pop para el mundo.

manuel jimenez

manuel jimenez