La Universidad no puede ser una isla de conocimiento ajena a la sociedad, sin vínculos ni transferencias, sino un foco de aprendizaje y estudio que se retroalimente de su entorno y ofrezca un servicio público. Es la idea que tiene el rector de la Universidad de Jaén (UJA), Juan Gómez, para quien,partiendo de ese concepto, la institución “tiene que mojarse más”. Esto supone opinar sobre temas de actualidad, ofrecer puntos de vista de expertos y participar de lo que pasa en el mundo, aprovechando además para ganar visibilidad.

“La Universidad de Jaén está bien valorada por la sociedad y juega un papel vital en el desarrollo socioeconómico de nuestro territorio más cercano. Pero no debemos ser conformistas y hay que dar un salto cualitativo”, señalaba este jueves en la Antigua Escuela de Magisterio durante un desayuno con los medios de comunicación convocado como parte de la campaña de encuentros que está realizando con distintos agentes sociales tras su nombramientro, hace solo unos meses.

En él ha apostado por un modelo de universidad “eficaz y eficiente” en el que tengan especial relevancia los estudios de postgrado, la formación continua y la investigación. Así, comentaba, no se planteará siquiera el debate de si sobran universidades, porque la de Jaén “no solo no sobra, sino que es esencial”. Eso no implica que no esté abierto a cambio; el nuevo rector está abierto a propuestas y colaboraciones.