Jiménez asiste a la I Feria de la Salud de Bedmar y Garcíez organizada por el Ayuntamiento para promover hábitos saludables en la población

Un nuevo plan estratégico andaluz busca mejorar la seguridad de los alimentos con el fin de prevenir, detectar y abordar las enfermedades transmitidas por comidas insalubres. Así lo ha destacado la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Ángeles Jiménez, que ha asistido a la I Feria de la Salud de Bedmar y Garcíez, junto a su alcaldesa, Micaela Valdivia, organizada con el objetivo de promover hábitos saludables a través de diversas mesas informativas sobre nutrición, prevención de drogodependencias, seguridad vial, o deporte, entre otros.

En relación a este plan, Jiménez ha destacado la implicación y el consenso conseguido con todos los agentes que intervienen en la cadena alimentaria para la definición de las líneas estratégicas que guiarán los pasos de la administración sanitaria andaluza en los próximos años con este instrumento de planificación.

Enmarcado en el IV Plan Andaluz de Salud, el Plan Estratégico de Seguridad Alimentaria ha contado con la participación de otras consejerías, así como con industrias alimentarias, establecimientos de restauración, asociaciones de consumidores y los propios agentes de inspección y control del Servicio Andaluz de Salud. En estos momentos, se están recogiendo las aportaciones de cada sector implicado para poder implantarlo a lo largo del presente año.

“La finalidad no es otra que conseguir una cadena alimentaria cada vez más segura, avanzar en la consolidación y coordinación de las distintas estructuras administrativas implicadas y servir de hoja de ruta para administración, industrias del sector y ciudadanía en general”, ha manifestado.

Para Jiménez, “se trata de una oportunidad para reconocer el papel de la seguridad alimentaria, para generar interés entre todos los involucrados en la producción de alimentos y para fortalecer la colaboración y la coordinación entre estas diferentes áreas con el fin de prevenir, detectar y abordar de manera eficaz las enfermedades transmitidas por los alimentos”.

El Plan Estratégico de Seguridad Alimentaria de Andalucía se adecúa, por tanto, a los objetivos de la propia declaración del Día Mundial de la Salud 2015, que ha puesto el énfasis este año en este aspecto tan trascendental para la salud pública. Desde este organismo, se reconoce que existe una preocupación mundial por el aumento de los riesgos asociados al consumo de alimentos insalubres asociados a la producción, el procesamiento, la distribución y el consumo, pero también a los cambios ambientales, a nuevos riesgos emergentes (bacterias y contaminantes) y la resistencia a los antimicrobianos. Y todo ello en un mercado globalizado donde la trascendencia de una incidencia o peligro no controlado a nivel local puede tener serias consecuencias a nivel  supranacional o global.

Las cinco claves para garantizar la inocuidad de los alimentos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son: Mantener la limpieza, separar alimentos crudos y cocinados, cocinar los alimentos completamente, mantenerlos a temperaturas seguras y usar agua y materias primas salubres.

Son más de 200 enfermedades -que van desde la diarrea hasta el cáncer-, las relacionadas con el consumo de alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas. Cada año, según la OMS, estas enfermedades causan dos millones de muertes en el mundo, de ahí la importancia de aumentar la concienciación, el conocimiento y el trabajo conjunto de administraciones, sector empresarial y sociedad.

“Tenemos que seguir vigilantes ante la aparición de brotes y ante nuevos peligros emergentes y, lo que es más importante, mantener y aumentar los actuales programas y actuaciones sobre la cadena alimentaria, adaptándolos continuamente y manteniendo la coordinación y cooperación con todos los sectores de la población implicados en la seguridad de los alimentos, ya que cada uno puede desempeñar un papel clave en la prevención de enfermedades y asegurar que las comidas que consumimos son inocuas”, ha subrayado.