Según ha informado este lunes en una nota el referido cuerpo, los hechos sucedieron en la madrugada del pasado 28 diciembre, cuando dos jóvenes entraron en un establecimiento justo cuando se disponía a echar el cierre. Intimidaron con un extintor al encargado del local que, en un primer momento, creyó que se trataba de algún tipo de broma hasta que se sintió amenazado violentamente por uno de ellos, mientras el segundo sustraía la caja registradora que contenía 2.200 euros.

Posteriormente, salieron a toda prisa del local y se introdujeron en un vehículo donde les esperaba el tercer detenido, dándose a la fuga. Una vez comunicados los hechos, los agentes iniciaron la investigación para dar con los responsables.

Tras analizar la documentación aportada por la víctima y estudiar diferentes informaciones ofrecdidas por varios ciudadanos consiguieron identificar a uno de los presuntos autores. Se trataba de un menor de edad que supuestamente sustrajo el dinero. Posteriormente, se consiguió averiguar la identidad de los otros dos. Sometidos a vigilancia, llevaron a los investigadores hasta una cochera ubicada en un residencial de Jaén que tenía bajo alquiler uno de los arrestados, que se encontraba en libertad condicional y al que se le imputan 17 robos.

Y es que, al abrir el garaje, los agentes encontraron con todo tipo de efectos supuestamente robados, desde motocicletas, instrumentos musicales o electrodomésticos a ropa, cascos, indumentaria y calzado deportivo pasando por bicicletas y 19 trajes de Primera Comunión.

Los efectos procedían de diversos robos denunciados tanto a la Policía como a la Guardia Civil, 17 en total, que los investigadores han ido haciendo entrega a sus legítimos propietarios. Las investigaciones siguen a cargo de agentes adscritos al Grupo de Delincuencia Urbana (GDU) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Jaén.