La Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de un taller ilegal de taxidermia, ubicado en el término municipal de Santiago-Pontones en el que, al parecer, se trabajaba con animales procedentes de la caza furtiva.

Realizada Inspección por la Patrulla del Seprona de La Puerta de Segura se intervinieron nueve cabezas de macho montés, once cabezas de muflón, dieciséis cabezas de gamo y dieciocho cabezas de ciervo, todas arregladas, sin piel ni precintos que acrediten su legal procedencia.

Además de estos especímenes, se intervino una sierra eléctrica industrial para el corte de tablones de madera para la inserción de trofeos de caza, un banco de trabajo con numerosas herramientas y productos utilizados en talleres de taxidermia.

Se han instruido un total de 18 expedientes administrativos, en materia de licencias, autorizaciones, habilitaciones para la práctica de la taxidermia y normas sobre actividades con subproductos animales no destinados al consumo humano.
Se están realizando informes sobre los especímenes intervenidos, por si procediese, en su caso, instruir las correspondientes diligencias penales por delitos contra la fauna.