La estación de Huesa, pedanía de Cabra del Santo Cristo, ha celebrado sus fiestas en honor a Nuestra Señora de la Aurora con una gran participación en todas las actividades que ha organizado la asociación cultural “estación de Huesa”, en colaboración con el Ayuntamiento de Cabra.

Este punto de la geografía provincial, aislado del resto del mundo, consiguió a atraer a vecinos de la propia estación que residen en otros municipios, así como llegados de Larva o Huesa. No hay que olvidar que en esta estación llegaron a convivir más de 400 personas.

El sábado, por la noche, la expectación fue superlativa ante la intervención de Vicente Uceda, un antiguo lugareño, que recordó algunos episodios de su estancia en la estación.

Tras su intervención, Manuel Rodríguez Arévalo presentó su libro “Los caminos de hierro en la provincia de Jaén”, donde aparece la propia estación en uno de sus capítulos.

Esa misma mañana degustaron las migas tradicionales y con la luna llena concentración en la carpa donde los presentes engullen las delicateses que ofrecía la caseta El Reclamo, que patrocinó la actuación de “El Peseta”. La música la ofreció la orquesta Cristal.

La procesión de la imagen de Nuestra Señora de la Aurora completaba el domingo el programa de actos de estas fiestas participativas que cerraban la convivencia con una paella popular.