Sevillana Endesa colaborará con Mensajeros de la Paz para instalar en la residencia de la organización humanitaria de Altos de Jontoya, en Jaén, el sistema denominado de ‘control de errantes’ para los ancianos de estos centros con trastornos de conducta y sin capacidad económica. Ampliar foto El presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz Andalucía, Julio Millán, y el presidente de la Fundación Sevillana Endesa, Antonio Pascual, han suscrito este miércoles el acuerdo en la sede de esta última en Sevilla en un acto en el que también ha estado presente el fundador de la organización humanitaria, el Padre Ángel. La contribución de la Fundación, según ha informado en una nota la compañía eléctrica, ayudará a que en el citado centro, con espacios abiertos y medidas de seguridad no invasivas para sus usuarios, sean instalados unos sistemas de detección para controlar los desplazamientos de aquellos ancianos con algún tipo de demencia.

Así, y contando con un software ‘lector de errantes’ específico que identifica y avisa del paso de esas personas mayores con demencia por determinados lugares de la residencia gracias a un dispositivo emisor y un receptor, los profesionales sanitarios y auxiliares podrán desarrollar sus labores habituales con mayor precisión y tranquilidad, al tiempo que se contribuye a mejorar la seguridad de los ancianos. Publicidad A lo largo de los 26 años de existencia de la Fundación Sevillana Endesa (creada para integrar y dar mayor cohesión y coherencia a todas las actuaciones de patrocinio y mecenazgo que entonces desarrollaba la empresa) muchas han sido las actuaciones que en el campo de la acción social ha realizado en Andalucía y Extremadura. Constituye, según ha destacado, un “claro exponente de la política de sostenibilidad y el compromiso con la acción social de Endesa”, “sensible a las necesidades de aquellos lugares en los que opera”.

Por su parte, la La Asociación Mensajeros de la Paz, declarada de utilidad pública y premio Príncipe de Asturias de la Concordia, fue creada en 1962 para la creación de hogares funcionales de niños, niñas y jóvenes privados de ambiente familiar o en situación de abandono. Con el paso de los años, y debido a que la realidad social y demográfica en España ha ido evolucionando, la población se ha visto envejecida a un ritmo cada vez mayor. Por ello surgió en el seno de esta organización la Asociación Edad Dorada con el fin de ofrecer soluciones y ayuda al colectivo de ancianos, fundamentalmente aquellos que residen en grandes urbes y declaran sentirse solos o se encuentran en situaciones de indigencia y abandono.