La Guardia Civil ha rescatado en un barranco y dentro del cauce del río Sardinillas, en la Sierra de Andújar (Jaén), el cadáver de un hombre, todavía sin identificar, aunque sus ropas, según han confirmado fuentes de la investigación a Europa Press, coinciden con las que llevaba Juan Pedro Expósito, el vecino de Andújar, de 46 años, que desapareció el pasado 26 de febrero cuando salió a recoger espárragos.
Un helicóptero, además de 12 agentes de la Seguridad Ciudadana y del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil han sido los encargados de llevar a cabo el rescate del cuerpo que fue localizado sobre las 12,30 horas de este viernes por agentes de la Guardia Civil y el hermano de Juan Pedro Expósito. Fue localizado sobre las 12,30 horas de este viernes por agentes de la Guardia Civil y el hermano de Juan Pedro Expósito A pesar de la coincidencia de las ropas, la Guardia Civil ha insistido en que el cuerpo no está identificado y que habrá que esperar a la autopsia, así como a las pruebas dentales y dactiloscópicas para conocer la identidad del cuerpo localizado.
Ha sido más de tres horas de labores de rescate hasta conseguir sacar el cadáver del fondo del barranco y llevarlo a la superficie donde ha sido reconocido por el médico forense antes de ordenar su traslado al Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia. Las mismas fuentes indicaron que aunque se trata de una zona que ha sido rastreada en numerosas ocasiones, no ha sido hasta ahora cuando ha bajado el caudal del río cuando ha aparecido el cuerpo, lo que explicaría que no se hubiera localizado con anterioridad. Hasta un centenar de personas participaron en la búsqueda del vecino de Andújar y al que se seguía buscando actualmente aunque con menos efectivos.

Una veintena de agentes de Seguridad Ciudadana y el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) tanto de la patrulla de Andújar como con refuerzo desde la Comandancia jiennense han seguido las labores de búsqueda sobre el terreno, una vez que se retiraron otras unidades que participaron en la búsqueda con anterioridad. En concreto, en la búsqueda de este hombre llegaron a participar un helicóptero del servicio aéreo, equipos cinológicos, una unidad el servicio de intervención rápida, así como una lancha para rastrear el pantano y el grupo de montaña ante la existencia de puntos de difícil acceso que podían ser peligrosos para quienes no están habituados a este medio. La desaparición de Juan Pedro Expósito se produjo cuando se encontraba en las inmediaciones del embalse del Jándula, en la zona conocida como La Lancha y concretamente en el cerro de Las Cárceles, todos ellos lugares próximos a donde finalmente se ha encontrado el cadáver.