EUROPA PRESS

Una niña de unos 17 meses permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Materno Infantil del Virgen de las Nieves de Granada después de que el pasado sábado cayera a una piscina en una casa rural ubicada en el término municipal de Torres (Jaén).La pequeña, según fuentes sanitarias consultadas por Europa Press, se encuentra estable dentro de la gravedad.

Ha sido la Guardia Civil la que, en una nota, ha informado este lunes del suceso, en el que intervino un miembro de este cuerpo que estaba fuera de servicio en un cortijo rural situado en el paraje de Nava París de la citada localidad jiennense. El agente, alertado por unos fuertes gritos pidiendo auxilio y socorro en las inmediaciones, salió al camino principal de la zona, donde a la vez recibió una llamada de teléfono de un compañero de su Unidad informándole de que el propietario de unas casas le había alertado de un incidente con una niña de corta edad que había caído a la piscina en una de las viviendas rurales.

Al estar cerca de las casas, junto con otras dos personas vecinas llegó al lugar, donde se encontraron con un bebé de unos 17 meses de edad en estado inconsciente y sin pulso en los brazos de su padre tendidos en el suelo. Al parecer, según ha añadido la Benemérita, la niña se introdujo por el espacio que quedaba entre los postes de la valla que acota la piscina y cayó al agua, habiendo estado sumergida durante unos minutos.

Por fortuna, un médico pediatra que se encontraba en el citado cortijo procedió a la reanimación cardio-pulmonar ayudado por el guardia civil hasta que el bebé expulsó gran parte de agua que había ingerido, recuperando el pulso y volviendo a respirar.

Durante estas maniobras de reanimación se avisó a los servicios sanitarios, de modo que se desplazaron hasta allí una UVI móvil y un helicóptero de emergencias. La pequeña fue estabilizada por personal sanitario y trasladada al Hospital Materno Infantil Virgen de la Nieves de Granada, todo ello con el apoyo de miembros de la Guardia Civil de Mancha Real, que facilitaron la llegada de la UVI móvil así como el aterrizaje del helicóptero y traslado del bebé.