Las calles del centro han vuelto a viajar al pasado con la celebración del mercado medieval que desde el pasado viernes ha atraído a cientos de personas para disfrutar de este ambiente del pasado. Varias tabernas, puestos de artesanía o de alimentos tradicionales, han estado presentes en esta edición donde la asociación Manos Inteligentes ha vuelto a tener su espacio para darse a conocer y promocionar la actividad del centro ocupacional La Algarabía. La asociación está compuesta por familiares de personas con alguna discapacidad, además de amigos y simpatizantes. En la feria expusieron trabajos que se encuentran a la venta, así como aquellos que se pueden hacer por encargo de los clientes, que son elaborados en los múltiples talleres del centro, de titularidad municipal. Durante los tres días, hubo gran animación, con oficios tradicionales, músicos y figurantes que atrajeron a curiosos y sobre todo, niños. Varias actividades lúdicas completaron la oferta que este año ha ofrecido la empresa Tartessos.