Villacarrillo vivió la fiesta dedicada al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz en un ambiente festivo que en esta ocasión ha contado con actos especiales por la conmemoración del 75 aniversario de la traída de la actual imagen del patrón. Desaparecida la antigua talla durante la guerra civil española, la actual llegó hace tres cuartos de siglos y ese aniversario de ha vivido de forma especial con la procesión que en este caso llevó la talla hasta el paseo que lleva su nombre y donde se le ofició una misa al aire libre ante unas 1500 personas.  La fiesta religiosa contó en el altar que se habilitó con varios sacerdotes. Presidiendo, el vicario general de la diócesis de Jaén, D. Francisco Juan Martinez, el párroco D. Andrés Nájera, D. Fernando Gallego, villacarrillense y párroco en Getafe, así como el responsable de comunicación del obispado y también nacido en esta ciudad, D. Antonio Garrido.

Todo comenzó con una procesión que encabezaba la agrupación musical de la Vera-Cruz y cerraba tras la imagen del Cristo, los miembros de la Agrupación Musical Cristóbal Marín, interpretando el himno dedicado al patrón de la ciudad.

La misa comenzó a las 11:30, donde el Coro parroquial de la Asunción le dio el toque musical a la fiesta religiosa, donde a pesar del calor que se dio a medio día en Villacarrillo, mantuvo a todos los fieles en el lugar.

También durante el puente, varias “Cruces de mayo”, fueron colocadas en diversos sitios, algunas destacadas como las de cofradías, El Cautivo o la Columna, además de la instalada en la sede social del Club Villacarrillense. Destacar, que en días pasados el pleno del ayuntamiento había aprobado nombrar al patrón, alcalde honorario, pero no se ha llegado a ejecutar el otorgamiento del título pues al parecer, desde la iglesia no lo aceptan por no ser otorgado por la totalidad de todos los concejales del plenario, ya que el Psoe se abstuvo en la votación, frente al voto positivo del resto de fuerzas: Partido Popular, Plataforma Ciudadana e independientes.