El director del curso sobre drones aboga por la coexistencia entre el UAV y otros elementos de la vida.
El profesor de la Universidad de Córdoba y director del grupo de trabajo Aerometric Lab., Alfonso García-Ferrer Porras, aboga por regular el uso de drones de forma que puedan coexistir con el resto de elementos que forman parte de la vida de las personas, puesto que “existen muchas aplicaciones en las que estos dispositivos son protagonistas, como en patrimonio, excavaciones y agricultura, entre otras”.
El profesor de la Universidad de Córdoba y director del grupo de trabajo Aerometric Lab., Alfonso García-Ferrer Porras, aboga por regular el uso de drones de forma que puedan coexistir con el resto de elementos que forman parte de la vida de las personas, puesto que “existen muchas aplicaciones en las que estos dispositivos son protagonistas, como en patrimonio, excavaciones y agricultura, entre otras”. En la misma línea, ha puesto algunos ejemplos en los que estos aparatos desempeñarían labores tan útiles como enviar un salvavidas a personas que se están ahogando en la playa o un desfibrilador a gente que lo necesite.
Sin embargo, ha asegurado que la legislación es bastante clara y restrictiva porque “prohíbe volar con estos dispositivos en zonas pobladas, a más de 400 pies de altura y fuera del alcance de la vista del piloto”. Además, ha añadido la necesidad de contar con un seguro de responsabilidad civil y certificado médico, trabas que se comenzaron a aplicar debido al descontrol que hubo sobre el uso de los UAV (Vehículos aéreos no tripulados), según su criterio. Alfonso García-Ferrer dirige, junto con la bióloga y doctora en ciencias de la Universidad de Córdoba María Victoria Gil Cerezo, el curso ‘Drones hoy: normativa, mercado y usos’, organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en el campus Antonio Machado de Baeza (Jaén). En su conferencia, ha comentado las ventajas que conlleva el uso de drones, como la resolución temporal, es decir, “una forma mucho más personal de trabajo que te permite volar cuando quieras”.
El fin del curso es arrojar una visión general sobre los drones y la legislación de los mismos, ahora mucho más restrictiva debido a un descontrol en el empleo de estos dispositivos, “por lo que hay que cumplir con una normativa, los papeles, tener titulaciones”, según ha explicado. Por otro lado, en un taller que ha tenido lugar a lo largo de la tarde, los alumnos han podido conocer la fabricación de un dron gracias a las explicaciones de Daniel Verdú Santano, ingeniero industrial de Aerometric UCO. Aerometric es un grupo multidisciplinar de profesionales que pertenece al departamento de Ingeniería Gráfica y Geomática de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y Montes de la Universidad de Córdoba, cuyo objetivo es la investigación de nuevas tecnologías y herramientas en geomática aplicadas a la agricultura, turismo y gestión del territorio, entre otros.