No hay entendimiento entre la Asociación de Vendedores Ambulantes Profesionales Autónomos (AVAPA) y el consistorio ubetense en la ubicación del mercadillo de los viernes en la ciudad patrimonio. Y es que el Ayuntamiento les ha ofrecido trasladarse al recinto ferial habilitando una “lanzadera” para que las personas que así lo quieran puedan desplazarse a este recinto a lo que el colectivo se niega ya que argumenta estar “en una zona industrial y no comercial alejada del casco urbano”. Un conflicto que dura ya siete semanas y que mantiene a los comerciantes ambulantes en pie de guerra.

Según AVAPA “hasta la fecha el recinto para la celebración del mercadillo era en el casco urbano, bordeando un parque, lugar idóneo para la afluencia de ciudadanía y clientela por la situación de este emplazamiento. Además, hay una enorme red de comercio establecido de la localidad y negocios del sector servicios de restauración colindando a este parque que también reciben esa afluencia de ciudadanía. Junto a éste, se encuentra también, el Parque de Bomberos”.

El presidente del colectivo Antonio Figueroa acuasaba al Ayuntamiento que “durante estos últimos cuatro años, ha abandonado completamente la gestión del mercadillo, así como la gestión de residuos sólidos, ordenación del tráfico, señalización de acceso a minusválidos, protección ciudadana y falta en el control de las licencias municipales.” “Desde AVAPA se está trabajando en toda la provincia y concretamente en Úbeda para que se aplique la actual Ley de Comercio Ambulante del Parlamento de Andalucía, registrando en el Ayuntamiento documentos a tal fin y con nuestras propuestas de mejora en la gestión de mercadillos. Ninguna de estas ha sido escuchada por lo que todo lo anteriormente citado ha provocado el caos en el mercadillo de Úbeda, provocando unas pérdidas estimadas al sector en estos cuatros años de unos 2.000.000€. El día 20-02-2015 el Ayuntamiento comunica a este colectivo de comerciantes que justo una semana después, el día 27, el mercadillo cambiaría de emplazamiento hacía el Recinto Ferial, estando situado muy a las afueras del casco urbano, en una zona industrial y no comercial, haciendo inviable el desplazamiento a sectores de la población con movilidad más reducida como la tercera edad y discapacitados. Vemos en ello una decisión que es discriminatoria para la ciudadanía, porque ni aunque se ponga una nueva línea de autobuses se estarían cumpliendo con las exigencias de los usuarios del mercadillo.”

HUELGA INDEFINIDA HASTA QUE NO HAYA CONSENSO

En una decisión histórica plasmada en un comunicado, “el colectivo, en unanimidad, decide que no se va a desarrollar el mercadillo en esta localidad hasta tanto no haya un consenso, así que tras dos semanas en esta línea, el Consistorio se reúne con AVAPA y el resultado de la reunión fue imponer “lo que ellos dicen” según Dª Virginia Ruiz (Concejala de Comercio Ayto. de Úbeda), a pesar de haberle presentado nuevamente todas las propuestas para hacer durante 6 meses una prueba piloto con la regulación que marca la ley y junto al actual recinto del parque. Por todo lo expuesto tenga en consideración el sentimiento de los 150 profesionales que componen este mercadillo y de los 5.000 usuarios afectados por las medidas de este Ayuntamiento”