Tras la dolorosa derrota de la primera jornada había que reaccionar, a pesar de que nuestros jugadores no están en las mejores condiciones para concentrarse en una partida de ajedrez, y que el equipo rival, ENCICHESS/POLIMEROS S.L. de Córdoba, es, sobre el papel, superior al nuestro.

Lo primero es programar el viaje, eso requiere madrugar mucho para ir recogiendo a los diferentes jugadores y una vez reunido el equipo, poner rumbo a Córdoba.

El ambiente durante el viaje es genial, contando anécdotas de torneos jugados, de jugadores que hemos conocido, y que en muchos casos son buenos amigos. Todo eso sirve para relajar tensiones y llegar al encuentro con buen ánimo y con mucho sueño…

Los equipos de ajedrez se componen de cinco jugadores, ordenados según su fuerza, es decir, los jugadores más fuertes de cada equipo se enfrentan entre sí, los segundos  jugadores más fuertes de cada equipo se enfrentan entre sí, y así sucesivamente.

¿Cómo se sabe quién es el jugador más fuerte? Pues como en el tenis, sabemos que Rafa Nadal es el número uno del mundo porque ha ganado torneos y ha ganado puntos, del mismo modo que hace unos años, perdió torneos, en consecuencia, perdió puntos, y dejó de ser el número uno del mundo. Es decir, existe un ranking, que ordena a los jugadores según sus resultados. Para que os hagáis una idea, el jugador que se enfrentó a mí, tiene ¡208! Puntos más que yo.

Sin embargo, como sucede en otros deportes, no basta con ser favorito, además hay que demostrarlo. Mi partida fue la primera en acabar, mi rival había preparado una línea en casa, con la intención de sorprenderme, y claro, todo ese trabajo que él traía analizado de casa, yo tenía que desactivarlo durante la partida, sin ayuda de ordenadores, obviamente, y con límite de tiempo. Parece que lo conseguí porque él ofreció tablas (empate) y, aunque me hubiera gustado continuar la partida, hay que pensar en el equipo, consulté con mis compañeros, el resto de partidas tenían buena pinta, por lo tanto, las tablas eran un buen resultado.

Unos minutos más tarde ganaba nuestro tercer jugador, Daniel, esta victoria nos daba un punto de ventaja y tranquilidad para afrontar el resto de partidas, mientras que la presión se trasladaba a ellos, que debían intentar empatar el marcador primero, e ir a por la victoria después, esto significa arriesgar más.

Nuestro quinto jugador, Juan Ramón, tenía ventaja, pero, como a todos nos ha sucedido, y nos seguirá sucediendo, un ligero despiste y la partida acabó en tablas. ¡¡¡Ánimo Juan Ramón!!!

Nuestro cuarto jugador, Antonio Cami, jugó contra una mujer, Nery Maceira, que le hizo sufrir con un peón de ventaja, pero Antonio jugó muy bien el final, y consiguió el empate que nos hacía seguir un punto arriba en el marcador.

Y ya sólo quedaba en juego nuestro segundo jugador, Ginés Utrera, que jugó una muy buena partida contra un rival similar al mío. Ginés, en una posición muy ventajosa, ofreció tablas (empate) y su rival con escasos segundos en el reloj, y una posición inferior, no tuvo argumentos para seguir luchando. 2 a 3, y victoria para Sabiote “A”, en Liga Andaluza, Primera División. Una competición en la que hay que sudar mucho cada punto.

Nuestro equipo SABIOTE “B”, se desplazó a Mengíbar para disputar la segunda jornada de Liga Provincial Preferente, y ganó por idéntico marcador (2 a 3) al equipo: JÁNDULA-MOLDES MARTÍNEZ PUERTO DE ANDÚJAR.

Segunda victoria consecutiva que les debe dar animo a todos los jugadores para afrontar el resto de la competición.

Para mí, lo más destacable es que cuando aún no estamos al cien por cien, tanto el equipo Sabiote “B” en liga provincial, como el equipo Sabiote “A”, en liga andaluza, hemos salvado una jornada muy complicada.

 

Crónica de Francisco González

 

 

PROXIMA JORNADA: 15/10/2017

El equipo Sabiote “A” recibe a LA JARA-VILLANUEVA “B” (Córdoba)

A partir de las 10:00 horas, en el Convento de Carmelitas Descalzas.

El equipo Sabiote “B” se desplaza a Jaén.

 Y esta tarde, volvemos a la Escuela Municipal de Ajedrez, para seguir divirtiéndonos y aprendiendo.

 ¿Qué no sabes dónde está la escuela? Pregunta a la policía…