La Parroquia de San Pedro Apostol levantó este tradicional altar en honor a Jesús Sacramentado que fue inaugurado en la tarde del Jueves Santo.

Cada año al finalizar los oficios del Jueves Santo en la Parroquia de San Pedro Apóstol, la Sagrada Forma queda reservada en la Reserva Eucarisrica del Jueves Santo instalada en la Iglesia de Santa María de la Estrella. Este año mas de 100 velas iluminaban al Sagrario que se disponía a los fieles como si en un palacio estuviera: una corona indicaba la realeza divina de Cristo mientras que dos espejos hacian meditar a quienes se postraban ante el Santisimo que el ser humano es el fiel reflejo de Dios.

El discreto exorno floral que envolvía este año al Sagrario, compuesto en esta ocasión por rosas, orquideas, astromelia y clavel, ofreció la nota de color al monumento que pudo ser así dispuesto gracias a la estrecha colaboración existente entre hermandades y coros parroquiales de la parroquia sabioteña.

Durante toda la noche y toda la mañana de Viernes Santo la Reserva Eucarística estuvo acompañada por numerosos fieles: a las 11 de la noche daba comienzo la Hora Santa dirigida por el Sacerdote de Sabiote D. Francisco Agüera Zamora. A continuación la Adoración Nocturna empezó la Vigilia Extraordinaria que se prolongó hasta el amanecer.

El Monumento Eucarístico quedó clausurado hacia las 2 de la tarde cuando la Sagrada Hostia fue retirada del Sagrario, dando por finalizada una jornada repleta de rezos y oraciones que la Villa de Sabiote ofreció al Santísimo en la noche de la Pasión