El Rey ha recibido audiencia a los alcaldes del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, encabezados por la actual presidenta, la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado y con la presencia de las alcaldesas de Úbeda y Baeza


Cáceres ha tomado el relevo de Ávila al frente de esta asociación. El pasado mes de noviembre, la ciudad extremeña albergó su Asamblea General, celebrada en el marco de las celebraciones del 30 aniversario de Cáceres como Patrimonio de la Humanidad. Entre los temas tratados, se abordó el Plan Operativo de Turismo para el año 2017, en el que la promoción y difusión exterior seguirán siendo las principales líneas de trabajo.

Asimismo, se acordó la presencia de las 15 ciudades del Grupo en FITUR, como en ediciones anteriores, donde se dará el visto bueno al Plan Operativo de Turismo 2017. Además, se mantendrán los convenios con distintas entidades, como Iberia, Renfe, Paradores o Turespaña. También se ha previsto la elaboración de “merchandising” para un proyecto didáctico, así como un convenio con Miami para difusión en la ciudad norteamericana, la continuidad del convenio con RTVE para la elaboración de documentales de las 15 ciudades en formato de ultra alta definición (4k) o la presencia en la Bienal de Patrimonio de Córdoba, entre otras iniciativas. En el ámbito cultural, se seguirán realizando actividades como los Laberintos Líricos de Boa Mistura.

El Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad es una asociación sin ánimo de lucro creada en 1993 con el objetivo de actuar de manera conjunta en la defensa del patrimonio cultural y en la promoción turística de las 15 ciudades que forman la red, cuyos cascos históricos han sido reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad: Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de La Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda son los integrantes.

Existen una serie de obligaciones que las ciudades deben abordar, como el mantenimiento de los cascos históricos, la protección medioambiental, que en muchos casos ha sido degradada por desafortunadas intervenciones modernas, la restauración y rentabilización de gran cantidad de patrimonio edificado de carácter monumental y todos aquellos problemas que produce el hecho de enfrentar una configuración del pasado con la vida actual.

España cuenta con 44 bienes declarados patrimonio de la humanidad y 11 reconocidos como patrimonio inmaterial. Ello convierte a España en el tercer país con mayor número de bienes incluidos en la lista de la UNESCO, tras Italia y China.