En su XVII Edición la Feria de la Tapa volvía al casco antiguo de la ciudad, con el objetivo que se marcaron cuando se puso en marcha esta iniciativa revitalizarlo y llenarlo de vida.

Este año entre los siete establecimientos que servían tapas se han vendido 37.834 tapas, con respecto a la anterior edición se ha incrementado en un 34%, este dato pone de manifiesto para potenciar la feria de día en detrimento de la noche la ubicación es importantísima, máxime cuando el horario de cierre se ha visto reducido con respecto a otras ediciones.

El objetivo, tanto para la Asociación de Comercio, Industria y Servicios de Úbeda (Alciser) como para el consistorio, era la dinamización del casco antiguo y esto se ha conseguido, se han beneficiado todos los establecimientos de hostelería y no solo los participantes en la Feria de la Tapa del casco histórico, si excepción.
Se han cumplido todos los compromisos pactados con el consistorio, en lo que se refiere a los horarios de cierre, el servicio de vigilancia junto con una zona de aparcamientos situados en la Eras del Alcázar. Esta actividad junto con las demás propuestas que en la ciudad había durante el pasado fin de semana, como el Festival Úbeda Urbana, la Úbeda Fashion Weekend o la Feria de Maquinaria Agrícola han situado a la ciudad como referente de moda, comercio y ocio en la comarca de La Loma.

La única pega el incivismo de algunas personas que en lugar de usar los servicios públicos habilitados para tal fin y algún que otro acto vandálico, pero contra esto no se puede luchar y siempre ocurrirán sucesos de este tipo.

Tanto el concejal de comercio, José Luis Madueño como el gerente de Alciser, Bartolomé González agradecen el esfuerzo humano tanto del servicio de limpieza del ayuntamiento, como los técnicos que han facilitado el montaje y desmontaje de este evento, además de dar las gracias por la comprensión de los vecinos por las posibles molestias ocasionadas.