El patio del Castillo-Fortaleza de Sabiote fue testigo en la noche de ayer de un espectáculo de elegancia suprema. Luces, colores y sonido se mezclaron en una combinación perfecta que hizo las delicias de los asistentes que abarrotaban las butacas dispuestas para el evento.

En el desarrollo de este espectáculo se pudo disfrutar de las coreografías de niños y niñas de a penas 6 años, hasta llegar a la vertiente adulta de la escuela. Los coloridos trajes iluminados por el atardecer sabioteño dispusieron los compases iniciales del evento que, poco a poco, fue tornando en una majestuosa miscelánea de luces que alumbraban la oscuridad del patio del Castillo.

Padres, madres y demás familiares, junto a los visitantes, se mostraron entusiasmados con los progresos de los alumnos y alumnas de esta escuela de danza que, no sólo tiene un importante peso en las conocidas Fiestas del Medievo de Sabiote; sino que, el esfuerzo y sacrificio ejercido durante todo el año tiene su muestra en espectáculos de tanta belleza como el que se pudo disfrutar en la tarde-noche de ayer.