La alerta surgió al escuchar varias detonaciones de arma corta, alertados por los vecinos os cuerpos de seguridad se personaron en la calle Correos, donde para garantizar la integridad y seguridad de los residentes y vecinos del barrio, se procedió a acordonar la zona y realizar registros de diferentes casas. Especialmente en las colindantes a la casa de donde se escucharon las deflagraciones.

Después de un registro se intervino una escopeta de cañones superpuestos del calibre 12, una pistola de 9m/m largo municionada y varios cartuchos de 38 m/según parece ser fue arrojada por el patio a la casa de al lado que está deshabitada.

Además se procedió a la detención de tres integrantes del clan de los “Pikikis”, así que mientras la inmensa mayoría de la ciudad se divertía con la cabalgata de gigantes y cabezudos, familiares de los detenidos estaban esperando en la puerta de comisaria.