Tras tres ediciones libres de inclemencias meteorológicas, en esta edición la lluvia está siendo la protagonista.

A pesar de todo, en el entorno del castillo se pudo ver un ambiente distendido y festivo entre los valientes que se echaron a las calles entre el manto de agua cubría las calles de la localidad.