La Consejería de Fomento y Vivienda finalizará en febrero los trabajos de restauración paisajística y medioambiental que ejecuta en el lugar de interés comunitario (LIC) de la ribera del Guadalquivir, bajo el viaducto de Puente del Obispo, en Baeza (Jaén), de la Autovía del Olivar. Ampliar foto Así lo ha explicado el delegado territorial, Rafael Valdivielso, en una visita junto a los alcaldes de Begíjar y Baeza, Andrés Garate y Lola Marín, respectivamente, a su paso por la A-316, en el Puente del Obispo.

Esta intervención cuenta con una inversión de 225.000 euros y se incluye dentro del plan de medidas compensatorias por la construcción de la citada autovía. “El objetivo que nos marcamos con estas actuaciones y el resto de las incluidas en las medidas compensatorias por la ejecución de la autovía es dejar en las mejores condiciones el entorno medioambiental y todas las vías utilizadas para su construcción aplicando medidas correctoras de conservación y respeto con el medio ambiente”, ha dicho Valdivielso. En concreto, según ha precisado el delegado territorial, se está procediendo a la eliminación del vado construido para el paso de vehículos durante la obra, así como ejecutando muros de escollera para la consolidación del entorno de la ribera.

“Estos trabajos culminarán el próximo mes de febrero con una actividad de educación medioambiental en la que participarán escolares de colegios de Begíjar y Baeza que colaborarán en la plantación de un bosque de ribera en la zona”, ha comentado para añadir que también se contempla la creación de una zona recreativa y de ocio. De su lado, la alcaldesa baezana ha valorado unos trabajos que “pondrán en valor una zona que, con la construcción de esta infraestructura tan necesaria para la ciudad, se había degradado”. “Se devuelve a su estado natural este entorno y lo que es más importante, adaptado para el uso y disfrute de todos los vecinos y vecinas de la ciudad con la construcción de un área de recreo”, ha comentado Marín.

Compatibilizar las actuaciones en infraestructuras con la conservación del entorno es una línea prioritaria de la Junta, que ha emprendido políticas para que los trabajos en carreteras se desarrollen desde el respeto al medio ambiente. Por ello, los proyectos de restauración paisajística incluyen actuaciones relacionadas con la recuperación de la cubierta vegetal, la integración paisajística de las infraestructuras y la reducción de procesos erosivos superficiales. Medidas adoptadas Debido a las condiciones de terreno y el cauce del río, este viaducto que forma parte del tramo de Puente del Obispo de la Autovía del Olivar, se ha construido con condiciones especiales de protección.

El fondo del cauce está formado por arcillas con escasa proporción de arena y grava, lo que ha forzado a que la cimentación de la estructura se haya realizado mediante encepados de pilotes, que suponen un refuerzo en las pilas para sustentar el viaducto. Asimismo, se ha llevado a cabo un refuerzo de las pilas del puente mediante la construcción de escolleras en pleno cauce del río. En estos trabajos finales de embellecimiento en las escolleras se cubren con tierra vegetal y se rellenan de grava, de modo que no queden aristas y se minimizan las señales que delatan el gran movimiento de tierras llevado a cabo para la construcción de la autovía en esta zona. Las crecidas del río se han estudiado por los mejores especialistas, que han recomendado el refuerzo de las pilas con escolleras.

Los especialistas de la Escuela de Ingenieros de Caminos de la Universidad de Granada han determinado la posición y potencia de estas escolleras. Las protecciones de las pilas se han llevado a cabo con potentes mantos de piedra, con tamaños tan pesados como para no ser arrastrados por la corriente del río. Para la correcta restauración paisajística, estos bloques están siendo enterrados una vez colocados. En condiciones normales, el lecho del río permanece en reposo. Sin embargo, en épocas de lluvias y de crecidas, arrastra partículas sólidas que puedan dar lugar a fenómenos de socavación en las pilas por efecto de la erosión. Es por esto que se han construido las escolleras, para proteger las pilas y evitar problemas en el viaducto de Puente del Obispo. Para proteger las pilas del puente, se ha realizado una excavación en el cauce del río, que se ha revestido con geotextil drenante, que evita el filtro del material de menor tamaño en los huecos de la escollera.

Después se coloca la escollera con diferentes tamaños de piedra según su localización. Tras la colocación de la escollera se ha procedido a su cierre otra vez con geotextil, y su posterior relleno con material procedente de la excavación hasta la cota del terreno natural. Afección mínima El viaducto de Puente del Obispo de la Autovía del Olivar se ha diseñado de forma que no altera el régimen hidráulico. Los vanos son muy amplios de 40 metros y las pilas de sección reducida, de forma que la afección en el cauce es mínima. La cimentación de las pilas también es especial, con pilotes de cerca de 20 metros de profundidad. Las obras de la A-316, que han supuesto una inversión global de 293,4 millones de euros en la provincia de Jaén, se han llevado a cabo gracias a la cofinanciación europea, que ha calificado la nueva infraestructura de gran proyecto y ha permitido la reactivación de los cinco últimos tramos que se encontraban paralizados por falta de disponibilidad presupuestaria. La nueva infraestructura reduce en un 40 por ciento el tiempo de recorrido entre Úbeda y Jaén y aumenta las condiciones de seguridad vial y comodidad en la conducción en este itinerario que une las ciudades patrimoniales de Úbeda y Baeza con la capital de la provincia.