CIENTOS DE UBETENSES SE HAN DADO CITA, COMO CADA AÑO CUANDO LLEGA SEPTIEMBRE, PARA DESPEDIR A NUESTRA PATRONA Y ALCALDESA PERPUTUA DE LA CIUDAD DE LOS CERROS, CON UN SABOR AGRIDULCE EN AL BOCA POR TENER QUE DESPEDIR A NUESTRA MADRE CELESTIAL PERO CON LA CERTEZA QUE AL LLEGAR EL MES DE LAS FLORES REGRESARÁ A ÚBEDA.

Ya de madrugada los cohetes anunciaban a los ubetenses que en breves instantes comenzaría la santa misa en la Iglesia de La Trinidad para despedir a la más grande y la más chica como no se cansa de gritar su hermano mayor, Miguel Ráez, tras la celebración de la eucaristía y acompañada en todo momento por los hermanos de la Real Archicofradía así cmo romeros y ubetenses en general que no quieren dejar sola a nuestra querida Virgen de Guadalupe.

Tras la consagración, la Patrona emprendía el camino hacía el Molino de Lázaro, donde lo esperaban cientos de ubetenses para escuchar la despedida de un emocionado Felipe Torres, que tuvo según sus propias palabras ” tuve el honor de recibirla el pasado 3 de mayo y hoy con cierta tristeza  tengo que decirle adios” y verla partir hacía su retiro invernal. Fue una despedida emotiva donde Torres no dejó a acordarse de aquellos qeu por los tiepos que pasamos lo están pasando mal, de lso enfermos a los que siempre nuestra Chiquitilla trata de consolar en su dolor, especial mención tuvo para aquellos que no están ya entre nosotros, como su madre, aunque con certeza afirmó qeu desde algún rincón del cielo tanto su madre terrenal como la Madre Celestial cuidan de él y de los suyos. Pidió por los jóvenes para que los guie y proteja en su camino,  en este punto recordó a los niños y niñas que pasan parte e sus vacaciones en los Campamentos de Acción Católica, donde Ella también esta presente y velando por su seguridad. Recordó Torres a ss compañeros de la Benemérica pro los que también rogó protección y fuerxza para realizar cada día su trabajo. Por último despidió a la “Chiquitilla” al grito , como no podía ser de  otra manera ¡Viva la Virgen de Guadalupe!!!

Segundos después la comitiva partía primnero hacía la aldea de Santa Eulalia para qeu los allí residentes pudieran darle su hasta luego a nuestra querida patrona y enfilando un mar de olivos desde la aldea llegar al Santuario de Gudalupe, donde permanecerá hasta el próximo mes de mayo. eso si acompañada siempre por sus hijos e hijas que no se cansan de piropearla una y otra vez.