El embalse del Giribaile, en el término municipal de Vilches, se ha convertido en un nuevo atractivo turístico de la provincia de Jaén, la de mayor extensión de costa de interior de Andalucía. El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, acompañado por la diputada de Empleo, Promoción y Turismo, Ángeles Férriz, y la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Purificación Gálvez, ha inaugurado la adecuación turística y recreativa de este enclave en el que la Administración provincial y la Junta de Andalucía han invertido cerca de un millón de euros. “Somos un territorio con muchos kilómetros de costa interior, con pantanos y embalses que ofrecen unas posibilidades que estaban sin explorar y que ahora estamos en condiciones de aprovechar de cara a conseguir nuevos visitantes”, ha señalado Reyes en un acto al que han asistido alcaldes de los diferentes municipios de la zona y empresarios del sector turístico.

El pantano del Giribaile permite a los usuarios de este enclave, desde hoy mismo, disfrutar de un edificio de usos múltiples con vistas panorámicas hacia el centro del embalse, con cafetería-bar, tienda, punto de información, salón de usos múltiples, vestuarios y zona de almacenaje de embarcaciones; un merendero como zona de ocio con mesas de madera, papeleras y árboles de sombra; un paseo que une la explanada del edificio de usos múltiples y la zona de estacionamiento de embarcaciones, con un total de 84 metros de longitud y 5 metros de ancho; y una zona de estacionamiento de embarcaciones, con forma de glorieta y 35 metros de diámetro, que dispone de plazas individuales de estacionamiento. Además, se ha construido un pantalán, que sale desde la zona de estacionamiento de embarcaciones hasta el agua, y que consta de 176 metros de estructura flotante y 2 metros de anchura y pavimentación de madera sobre flotadores de polietileno, así como una rampa de varada, con una longitud de 170 metros y 5 metros de ancho, que permite el acceso de vehículos de transporte y embarcación desde la zona de estacionamiento de embarcaciones hasta el agua.

Por último, con los remanentes de la baja de la adjudicación del contrato de obra, se ha acometido el acondicionamiento del entorno medioambiental, con el soterramiento de la línea eléctrica, la adecuación de los accesos, la zona para limpieza de barcos, y la adquisición del equipamiento y mobiliario del edificio multiusos.

El presidente de la Diputación ha subrayado que con la actuación en el Giribaile y “las que estamos a punto de finalizar en los embalses del Tranco y Guadalmena, reforzamos nuestra apuesta por aprovechar los recursos acuáticos que posee nuestro territorio, una costa interior que en la época estival puede y debe convertirse en un atractivo de primer orden, en un elemento diferencial con respecto a otros destinos turísticos de interior”. En este sentido, Francisco Reyes ha puesto de manifiesto que la adecuación de estos embalses “contribuirá a buen seguro a luchar contra dos de los principales problemas turísticos que tiene nuestra provincia: la estacionalidad y la baja estancia media”. Una oportunidad de negocio, según Francisco Reyes, para el desarrollo, la generación de riqueza y empleo en la comarca del Condado.

La colaboración entre la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía para acometer estas tres intervenciones en embalses de la provincia se traduce en una inversión cercana a los 4 millones de euros, con el objetivo de potenciar la práctica de deportes como el piragüismo o la pesca, además de posibilitar al viajero obtener una visión original y única de distintos paisajes naturales jiennenses. “La provincia de Jaén cuenta con un extenso y valioso patrimonio natural y monumental, y lo que hemos procurado en los últimos años es ponerlo en valor y transformarlo en productos turísticos que permitan atraer a más visitantes, dado que este sector es muy competitivo y por ello hay que innovar constantemente, ofrecer nuevos alicientes, atractivos y experiencias para seducir a los viajeros”, ha concluido Francisco Reyes.