La administración local no quería que se repitiera lo sucedido en la calle Olivo, que estuvo casi dos décadas cortada al tráfico por un problema similar en una vivienda

La concejala de Urbanismo y Obras, María del Carmen García, ha visitado esta mañana las obras de demolición de la vivienda nº 10 en la calle Poeta Luis Aranda, que comenzaron la semana pasada y continuarán durante ésta, por lo que, mientras duren los trabajos, se cortarán las calles Ávila y Poeta Luis Aranda.

García ha manifestado que esta demolición subsidiaria se ha llevado a cabo por parte del Ayuntamiento de Úbeda con la intención de que esta vivienda no desembocara en el mismo problema que tuvo en su momento la vivienda nº30 de la calle Olivo, que mantuvo casi dos décadas una calle cortada y la casa tuvo que ser apuntalada. “Es algo a lo que no pensaba dar lugar este equipo de gobierno”, ha asegurado.

Al respecto, ha informado María del Carmen García, se trataba de una casa que había tenido problemas de filtraciones y mostraba un estado de deterioro muy avanzado. “Presentaba ya hasta un peligro para los viandantes”, ha confesado.

Así las cosas y vista la gravedad de la situación, la administración local ha destinado aproximadamente 9.000 euros para los trabajos de demolición, con el objetivo de proporcionar seguridad a los vecinos y los viandantes del lugar.