Los peregrinos sabioteños comenzaron la pasada madrugada su camino hacia el “Cerro del cabezo” enmarcado dentro del Parque Natural de la Sierra de Andújar.

Se trata de una tradición muy arraigada en la localidad que gana adeptos cada vez  más jóvenes y que se convierte en un camino lleno de experiencias y grandes sacrificios. Esta pasada madrugada más de un centenar de vecinos han iniciado el camino de unos 100 km que se recorren en dos etapas separas por un pequeño descanso.

La tradición consiste en que la primera etapa concluye al alcanzar la ciudad de Bailén, dónde suelen descansar unas horas. Posteriormente, los peregrinos retoman el camino de madrugada hasta el Real Santuario de la Santísima Virgen de la Cabeza. A la llegada del último peregrino tiene lugar la misa de peregrinos en el Santuario.