La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha retomado la reurbanización del antiguo poblado maderero de Vadillo Castril, en Cazorla (Jaén), después de que la empresa contratada abandonara la obra.

En concreto, espera que antes del próximo verano puedan comenzar las obras de la primera fase de reurbanización, para lo cual ha sacado a licitación el contrato por un importe de 616.279 euros, según ha informado en una nota el Gobierno andaluz. La Consejería ha debido iniciar de nuevo el proceso para adjudicar esta actuación después de que la empresa a la que fue asignada el pasado año pidiera que se resolviera el contrato, solicitud que fue atendida, con la consiguiente penalización consistente en la incautación de la garantía. La reurbanización del poblado de Vadillo Castril, que gestiona la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), está prevista en un convenio urbanístico firmado en diciembre de 2011 por la Consejería de Hacienda y Administración Pública y el Ayuntamiento de Cazorla.

Su objetivo es el desarrollo y gestión urbanística de dicho núcleo de población, que en su día procuró alojamiento a los trabajadores de la explotación maderera ubicada en este paraje, en pleno corazón de la serranía jiennense. Las empresas interesadas en concurrir a esta convocatoria disponen hasta el 27 de febrero para presentar sus ofertas en la sede provincial de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación en Jaén, donde el 5 de marzo se conocerán las propuestas en acto abierto. Para el desarrollo del convenio, AVRA recibió en diciembre de 2015 la encomienda de gestión de esta actuación urbanística, que incluía la comercialización y venta de las viviendas del poblado.

La encomienda fue aceptada por el Consejo Rector de la Agencia, que dio el visto bueno a la regularización patrimonial y reurbanización de dicho núcleo, autorizando la venta directa de 20 viviendas a las familias que venían ocupándolas como concesionarias. También se autorizó la comercialización de otros bienes inmuebles del poblado en oferta pública. Como consecuencia de la venta directa de las 20 viviendas se han obtenido ingresos por importe de 626.254, si bien es previsible que esa cifra se eleve, cuando se enajenen los otros bienes, hasta 1,3 millones de euros.

Lo que se ha ingresado por la venta de las viviendas ha generado capacidad para acometer la primera de las dos fases de urbanización del poblado, cuyas obras fueron adjudicadas en junio de 2018, aunque no llegaron a iniciarse porque el contratista solicitó la resolución del contrato de mutuo acuerdo. La petición fue aceptada, si bien el promotor de la actuación, AVRA, ha incautado la garantía, por importe de 18.419 euros, medida que ha sido objeto de recurso por la empresa que está pendiente de resolver.

Las obras, a las que se fija un plazo de ejecución de cinco meses, van a dotar al poblado de todos los servicios urbanos necesarios, tanto para los edificios ya existentes como para las parcelas que se pondrán en venta una vez concluida la urbanización. El proyecto que se va a ejecutar contempla la acometida de nuevas redes de saneamiento, alumbrado público, suministro eléctrico, telecomunicaciones, abastecimiento, así como la renovación de los pavimentos y del mobiliario urbano.