El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha anunciado este viernes que la Junta de Andalucía prevé invertir 2.120.000 euros para la regeneración ambiental de la zona afectada por el incendio originado el pasado día 5 de julio en el municipio de Quesada,  y que afectó también a los municipios de Huesa y Cabra de Santo Cristo.

En un encuentro con alcaldes y afectados, Fiscal ha incidido en que la mayor parte es superficie forestal, 9.852 hectáreas y otras 342 hectáreas son agrícolas. Se trata de una zona de alto valor ecológico que en su 90 por ciento corresponde a montes públicos de la Junta de Andalucía y de los ayuntamientos. La prioridad es luchar contra la erosión del suelo y favorecer la recuperación de la vegetación natural.

Según ha explicado, en el plazo de tres meses se contará con un estudio detalle de la superficie afectada en la que predominan pinares y matorral. Además, está previsto comenzar próximamente con labores de corta, eliminación de residuos  y construcción de infraestructuras de corrección hidrológica. Se trata de una primera actuación a desarrollar en el plazo de unos nueve meses. Se tendrá en cuenta los parámetros necesarios para prevenir nuevos incendios y mantener lo mejor posible el ecosistema.

Al mismo tiempo, el consejero ha explicado que se está evaluando las consecuencias económicas del incendio sobre la población. Es el caso de los ganaderos que utilizaban parte de la zona quemada como área de pastoreo. Así,  se atenderá las necesidades de este colectivo y se estudiará la instalación de cercados y la reubicación temporal de los rebaños. El compromiso expresado por el responsable de la Consejería de Medio Ambiente se refiere también a contar con los municipios para que sus sugerencias y aportaciones queden reflejadas en el plan de actuaciones.

Ante la posible llegada de lluvias otoñales y para tratar de minimizar riesgos erosivos, se acudirá al procedimiento de urgencia que establece la legislación en materia de contratación pública.

Por último, el titular de Medio Ambiente ha destacado la colaboración de todos aquellos que han intervenido en las tareas de extinción de este siniestro que ha afectado a más de 10.000 hectáreas.