Delegación de la Junta en Jaén ha emitido un comunicado en el que muestra “su más absoluto rechazo y estupor” por el caso del menor de nueve años supuestamente violado por otros compañeros durante el recreo en un centro escolar de la Sierra de Cazorla (Jaén).

El escrito apunta a que la Junta “desde el momento que ha tenido conocimiento ha actuado de forma inmediata” y lo ha hecho iniciando una investigación a través de la Inspección de Educación para “recopilar toda la información, analizarla y valorar la intervención que proceda” y además se ha activado el protocolo de actuación en caso de maltrato infantil.  Añade que, “a pesar de que la convivencia positiva es lugar común en las aulas andaluzas” y de que Andalucía “es pionera en protocolos y programas sobre convivencia escolar”, el hecho de que se pueda dar un solo caso “requiere toda la atención y acción de la administración educativa”. “Trabajaremos conjuntamente con las autoridades competentes (judiciales, Fiscalía, servicios sociales, protección del menor)”, ha subrayado la Junta, al tiempo que se ha puesto a disposición de la familia y comunidad educativa.

Por último, desde la Junta se hace “un llamamiento a garantizar la protección del menor o la menor, y preservar la intimidad de menores y familias”.