Los accidentes de tráfico con víctimas en carretera continúan descendiendo cada año en la provincia, hasta el punto de que ahora se registran casi la mitad que en 2007, año que marcó el inicio de la bajada de la siniestralidad vial. También el número de fallecidos ha bajado casi un 70% en este tiempo. Sin embargo, los datos favorables no pueden servir para relajarse en la lucha contra la accidentalidad, según ha señalado hoy el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, en la reunión de la Comisión Provincial de Tráfico y Seguridad de la Circulación, donde se ha analizado la evolución de la accidentalidad en 2015, que refleja una mejora generalizada con respecto a las estadísticas del año anterior.

“Las cifras no nos consuelan”, ha asegurado Juan Lillo, para recordar que el objetivo es “cero accidentes y cero víctimas”. Los registros indican que en 2015 hubo en las carreteras de la provincia cinco fallecidos menos que en 2014 (17 frente a 22) y cuatro en vías urbanas, con un balance total de 21 fallecidos en 20 accidentes. También se produjeron 24 accidentes con víctimas menos (410 frente a 434) y se redujo en un 25% el número de heridos graves y en un 11% el de heridos leves.

El subdelegado del Gobierno y el jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez, han coincidido en advertir, a la vista de estos porcentajes, de que “no podemos caer en la autocomplacencia”, indicando que la comisión continuará realizando propuestas ante todos los organismos involucrados en la seguridad vial, para de forma coordinada fomentar las intervenciones en esta materia, tanto en educación, como en mantenimiento de las vías, vigilancia y campañas. Por todo ello, a los grupos de trabajo existentes, se ha decidido crear un nuevo grupo de Seguridad Vial Urbana que trabajará para implicar a los ayuntamientos de la provincia en la educación vial.

Precisamente sobre los controles de vigilancia, Juan Lillo ha informado de que desde la DGT se quieren potenciar aquellos destinados a detectar la presencia de conductores bajo la influencia de droga para frenar este peligro en la conducción. De hecho ha alertado de que el 25% de los conductores accidentados en 2015 dieron positivo en el consumo de estupefacientes, por lo que ha anunciado que en este año se van a incrementar en un 20% los controles ante la “baja percepción de los conductores del peligro para sus vidas y para la vida de los demás que conlleva conducir bajo los efectos de los drogas”.

La comisión, que se ha reunido esta mañana bajo la presidencia del subdelegado del Gobierno, está integrada por representantes de distintos organismos de la Administración General del Estado, Junta de Andalucía, Diputación Provincial y Federación Andaluza de Municipios y Provincias, habiendo contado además con la asistencia de los responsables de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y de la Policía Local de Jaén. A la comisión también se ha sumado la fiscal delegada de Seguridad Vial de la Fiscalía Provincial.

Los informes analizados hoy por la comisión reflejan que el año pasado se contabilizaron un total de 3.692 accidentes de tráfico en la provincia (de ellos 2.478 en vías urbanas), de los cuales 20 fueron mortales (4 en zona urbana y 16 en carretera), 1.010 con heridos de distinta consideración (616 en vía urbana) y 2.662 solo con daños (1.858 en zona urbana). Es de señalar que a lo largo del año hubo tres meses en los que no se produjo ninguna muerte como consecuencia de accidentes ocurridos en carretera: enero, abril y agosto. Los peores meses fueron julio y septiembre, con cuatro fallecidos cada uno de ellos.

Características de la siniestralidad en la provincia

Otros datos de interés aportados a la comisión se han referido a las características de la siniestralidad en la provincia, indicándose que, por sexos, una mayoría de las víctimas en carretera es de sexo masculino (el 82%), mientras que por edades el mayor número de fallecidos se acumula en los grupos de 25 a 34 años y de 55 a 64 años, con cuatro muertos en cada uno de ellos; seguido del grupo de 35 a 44 años, con 3 fallecidos. También es de señalar que no ha muerto ningún niño –hasta 14 años- en accidente de tráfico, frente a los dos casos que se registraron en 2014.

En cuanto a los siniestros por el tipo de vía, las carreteras convencionales siguen siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico interurbano, donde perdieron la vida 13 personas. Por el contrario, continúa la mejora de la seguridad vial en las vías de gran capacidad. Los fallecidos en autovía han sido 4, dos menos que en 2014.

Por el tipo de usuario, los datos de la Jefatura Provincial de Tráfico destacan que no ha habido ciclistas fallecidos en nuestras carreteras (en 2014 hubo 2), como tampoco ha habido que lamentar la muerte de peatones por atropello, de los que sí se produjo un caso el año anterior. Se ha reducido notablemente el número de usuarios de furgoneta muertos, habiéndose pasado de 6 a 1 en 2015, destacando, por otra parte, la estadística el fallecimiento de 3 usuarios de vehículos especiales (dos tractores y una carretilla elevadora).

Otros datos de interés señalan que en las carreteras convencionales se han concentrado el 76% de los fallecidos (13 personas) en vías interurbanas, la mayoría de ellos en accidentes en los que el vehículo se salió de la vía (6) o  por colisiones frontales (otros 6). Por lo que respecta a las autovías, la mayor parte de los siniestros mortales sucedieron por colisión trasera y múltiple (75%) y el resto por salida de la vía (25%). Por último es de destacar que el 20% de los conductores y pasajeros muertos en turismos y furgonetas en 2015 no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

El subdelegado ha ofrecido igualmente los últimos datos sobre el permiso de conducción por puntos, anotando que, desde el 1 de julio de 2006 en que entró en vigor este sistema, se han registrado 114.766 infractores con pérdida de puntos, a los que se han detraído un total de 412.842 puntos. Además, se han abierto en este tiempo 1.796 expedientes declarativos para la retirada del permiso de conducción.

La comisión también ha acordado la creación de un nuevo grupo de trabajo específico sobre Seguridad Vial Urbana, que se une a los existentes sobre Educación Vial, Señalización Interurbana, Señalización Urbana y Transporte Público Metropolitano. Este nuevo grupo tendrá como objetivo implicar a los municipios en las cuestiones de seguridad vial que les afectan directamente, como convenios con la DGT, adhesión a campañas de control y concienciación o la educación vial.