Doce residentes del centro asistencial José López Barneo han trabajado durante tres meses en una novedosa terapia asistida por perros y  han sido acreditados con un diploma como participantes en esta acción, con la que han mejorado su capacidad de comunicación con sus semejantes y con el exterior.

La residencia que gestiona la Diputación Provincial ha impulsado un programa innovado y con garantías de resultados, en el que la protagonista ha sido la perra Dune.

Las evidencias en cuanto a los resultados obtenidos ha sido “la mejora en la capacidad de expresión verbal y no verbal, porque las personas que han tenido contacto con el animal han aprendido a relacionarse con afectividad mediante caricias y abrazos, hablando al animal y aprendiendo a manifestar emociones como la alegría y la ternura”, ha confirmado la diputada de Igualdad y Bienestar Social, María Eugenia Valdivielso.

Los doce residentes participantes presentan “importantes limitaciones en su capacidad de relacionarse con otras personas”. Las sesiones de la terapia se han desarrollado  trabajando individualmente con cada residente, en una primera parte, ocupando los últimos minutos con actividades grupales.
Ésta ha sido la tercera edición en la que se ha aplicado el programa y se ha desarrollado durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2015,  en doce sesiones de 45 minutos que se distribuyeron semanalmente.

Éste ha sido el método seguido para “conseguir los objetivos de esta terapia, que no eran otros que mejorar el autocontrol conductual y emocional, mejorar la atención y también la comunicación”, confirmó Valdivielso.

En el centro se atiende a 135 personas: 105 con discapacidad psíquica y 30 con discapacidad física; y el programa terapéutico es de carácter “transversal y favorece los resultados de otros tratamientos especializados” que se aplican a residentes diagnosticados con trastornos del espectro autista, por ejemplo.